4.3.09

Bah, vos, vos...

Cuanto sé de vos en una línea ínfima y perdida, trocitos de letras cayendo siempre en rompecabezas que cuidadosamente recojo. Tan siempre en un día y otro día, tan siempre es una noche y otra noche, música que inquieta. El borde de una uña cualquiera me produce hoy un gran dolor. Huir es el verbo que me acerca a la primavera. Ovillarme, invisible, tras las rocas, parapetos que dispongo concienzudamente para que nada ni nadie me alcance. Si ella vuelve yo ya estaré lejos, ovillada en tu palabra quizá, en la que aún no has escrito ni pensado. Oh, ese áspid silencioso a punto de despertarse. Cuando el lenguaje era sólo el asombro, el vendaval fuerte agitando, y el resto, línea recta de navegación, pero entonces ni tú ni yo estábamos, vigías de la noche, como lo estamos hoy.
Para esta noche tu voz de tango.

22 comentarios:

  1. Toda la melancolía del Tango

    tan presentes hoy

    aquí,y sin embargo

    una promesa hace de

    de bandoneón

    besos

    ResponderEliminar
  2. mía,
    hasta la palabra suena musical...
    bannnnnnn.dooo.neónnnn
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Aovillarse en la voz.

    Es tan íntimo....tanto....

    Tus letras te dicen.

    Bandoneón...sí.



    besos, Sea Urchin.

    ResponderEliminar
  4. trocitos de letras cayendo siempre en rompecabezas que cuidadosamente recojo..


    espero que siembres bién..
    al son del tango :)

    ResponderEliminar
  5. Creo que hemos oído el mismo tango, Alfaro... porque hoy siento parecido (por no decir lo mismo) pero no consigo quedarme quieta en la palabra, y el vendaval me arrastrará sin ovillos ni esperanzas nuevas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hoy hay dolor presente y ausente a un tiempo. Presente porque ella teme que vuelva (¿la mujer de hielo?), aunque lo quiera vestir de indiferencia. Se aovilla en si misma posición de protección, y extiende una muralla de rocas... pero sin duda lo que más me gusta son esos trocitos de palabras que caen y se han de recoger, como los puntos suspensivos de una frase que no se quiere terminar.

    ResponderEliminar
  7. Tango que me hiciste mal y todavia te quiero!!!
    Pensaba en estos dias postear algo sobre el tango... hoy suena a melancolía como cada letra de un tango!!!
    Besos cielo!!
    Llenos de luz como siempre!!!

    ResponderEliminar
  8. Lena
    gracias,de las circulares, de las que quedan en los anillos de los árboles como huellas del tiempo...
    besos.


    iona,
    otros siembran y recogen
    algunos siembran o recogen
    yo recojo
    y siembro
    o lo dejo aquí
    y llegan otros y recogen y siembran y hasta florece...
    y les florece al son del tango o del blues o del rock...


    gloria,
    ay, qué maravilla cuando el vendaval nos lleva, déjate llevar, es como la música,
    la palabra llegará, seguro... estate atenta cuando el vendaval cese tendrás la palabra, seguro.
    Hoy en vez de una cesta de fresas salvajes te dejaré un cristal de colores, cada color una esperanza... en el vendaval ...
    Besos.


    Malvada bruja del Norte
    sí, un ovillo...¿hay algo más seguro? y la roca? la roca es fuerte, es dura..., los trocitos es el resto de lo que se rompe... las rocas también rompen,eh?



    SOl,
    el tango suena muchas veces a melancolía..., a abandono, a desamores, a amores imposibles... a cuchulladas, no? Me encanta su música y las letras también.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. En este texto cada renglón es una hebra de sol. O de oro, que ensarta vestidos en una madrugada triste poselectoral.

    Redondo te ha salido. Tanto, tanto, que rueda hasta el final: "Para esta noche tu voz de tango"

    Suena a bordado, hecho a mano... como un encaje de Camariñas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Codorníu,
    blufff! por el poselectoral.
    Gracias por el redondel.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Es tan difícil saber, a veces casi imposible.
    Me gusta mucho cómo la música juega a decirnos, supongo que a cada uno según sus registros.
    Te imagino con una gran colección musical.
    Un besote y que no se despierte la áspid.
    Inuits

    ResponderEliminar
  12. Inuit,
    me gusta casi toda la música, pero tengo muy mala memoria y nunca recuerdo los nombres ni los títulos,voy por rachas...
    besos.

    ResponderEliminar
  13. Ah, el Tango, tan deslumbrante, tan canallesco (en el noble sentido de la palabra canalla, claro)...

    ¿Como se puede mezclar en un baile el hedonismo y una inmensa popularidad...?

    Ay, Señor, que empiezo a desbarrar...

    Por cierto, no dudes en enviar esos "trocitos de letras" a Inuit, que no se lo que le pasa que ultimamente anda pidiendo letras a la gente...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  14. Antiqva,
    pues, siento no poder enviarle mi anárquica letra a Inuit..., ya se lo he dicho a ella, ni siquiera trocitos de esos que andan por ahí,
    gracias por el comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Alfaro, las palabras inquietas, las que nos hacen como cosquillas, como retumbos por dentro hasta que vibran y se doblan y se triplican y se cuadruplican y se convierten en palabras polifónicas... Ésas son las palabras para una voz de tango, no pueden ser otras, ésas son también tus palabras, salidas del corazón para que retumben y vuelvan a él conforme han venido. Ay, Alfaro, cuanto sé de vos... sencillamente me encanta.

    Un dulce beso.

    ResponderEliminar
  16. Uy, y por partida doble además! (No sé que ha pasado)

    :)

    ResponderEliminar
  17. (*,
    creo que esta doblez es por el doble vos, y aquí queda ese camino plateado y serpenteado de los caracoles...
    camino plateado por donde pasan las palabras polifónicas del tango...
    besos.

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que estás llena de poesía y que por eso cuando no te lo propones sueltas versos sin querer, como si se te cayeran de la boca roja o de los dedos deslizándose hasta textos como éste. Lo pienso para poder explicarme frases como ésta:

    Huir es el verbo que me acerca a la primavera.

    Cuanto sé de vos también me parece trocitos de letras cayendo. Y ahora que digo esto me acuerdo de la canción de Jorge Drexler que se llama Mi guitarra y vos. Juega con la pronunciación y el seseo para decir que "hay tantas cosas, yo sólo preciso dos: mi guitarra y vos". ¿Vos o voz? Ah...

    ResponderEliminar
  19. Sí, está bien ese juego entre vos y voz, la voz es un vos muy importante, adquiere autonomía propia, pero detrás de cada voz siempre hay un vos.
    No hay voz sin vos, ni vos sin voz.

    ResponderEliminar
  20. El Verbo... desea la primavera
    ver colores, sol y sombra.

    Nuevos olores a flores que viven y bailan y renacen

    desde tu horizonte ALF
    desde tu ciudad

    Besos ♥

    Música: tango.

    ResponderEliminar
  21. A mí también me gusta recoger los trocitos de letras de la gente, con ellos puedes inventar un texto y crearte una imagen.

    ResponderEliminar
  22. Verbo,
    el otro día Antonio nos regaló una rosa y te la regalé...espero que llevara el olor de l a rosa...,
    el baile te lo dejo a ti..., que tengo una pierna chunga, chunga,
    besos,
    y que suene un tango.


    Capitana,
    miles de imágenes podemos crear, ¿no es maravilloso? y luego volver a la cruda realidad pero la llenaremos también de imágenes,
    Besos.

    ResponderEliminar