25.2.09

Y no eran peras

Ya había acabado todas las bolitas de menta cuando empecé a desear vivamente ser invisible a todos los ojos, que solo tú pudieras verme, ni tan siquiera me importaba que los espejos no me reflejasen. Fue por aquel tiempo cuando comencé a detestar los besos de sabor dulce, si la vida no era dulce no quería que ningún beso traicionase el sabor de la vida.
Había acabado con todos los monstruos imaginarios de mi biblioteca cuando decidí que nunca me curaría del deseo de la invisibilidad. Un día cualquiera, sin nada especial para recordar.
Solo amo el presente y me sobran ojos.

14 comentarios:

  1. Q suerte q has terminado con los montruos... seguro q eran imaginarios?
    Un besico.

    ResponderEliminar
  2. Precioso!

    Vivamos el presente

    con amor permanente!

    besos

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuál de los dos ojos te sobra?
    Mira que el presente, únicamente refleja el pasado inmediato. Es el más engañoso de los espejismos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes a dónde me ha llevado tu texto, Alfaro? A mi primer amor con sus primeros besos y su primer corazón roto.
    F. comía siempre chicles de fresa y, cuando me besada, toda la boca le sabía a ellos. Ya, cuando me acercaba a él temblandito, olía. Y me encantaba. Me encantaba hasta que dejó de hacerlo y entonces prefería los besos de menta fuerte fuerte que pica y todo de mi madre.

    Un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  5. Sara,
    hasta los imaginarios son reales si a eso te refieres...
    quién sabe mañana.
    besisco.


    mía,
    vivamos el presente con lo que sea...
    besos



    Codorníu,
    no, mis ojos no son los que me sobran,
    algún día hablaremos de espejismos, de los espejismos de los ojos de los otros.
    besos.


    fusa,
    hay que ver los recuerdos que quedan, el mundo de los sabores...,
    el amor para comerte mejor... debería existir algún refrán así...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sin duda solo el presente existe, pero que seria de nosotros sin el refugio del pasado y el miedo al futuro?

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  7. "No sabía que existieran escuelas esotéricas, y qué enseñan?"

    Perdón, me equivoqué al escribirlo con s, ya lo he corregido.

    Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Codorníu,
    pues, te parecerá extraño, pero no me había dado cuenta, no lo escribí por eso..., y tiene gracia...,
    casi que soy yo quien tiene que pedir perdón.
    un beso.


    Antiqva,
    está claro que no podemos romper el tiempo, o es más cómodo no romperlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. En mi presente, lo que daría por un recuerdo de sabor de un beso.
    Me faltan ojos para releerte una y otra vez, Alfaro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Gloria,
    abro mucho los ojos..., cómo vas a ser tan desmemoriada...
    Quizá cuando llegues a mis años recuerdes unos cuantos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Alfaro,
    Si no eran peras, ¿qué eran?
    Esto de la invisibilidad es un arma de doble filo, eso de estar sin materia, es como estar sin estar o sin ser vista, pueden ser tantas cosas que......
    "Amar el presente", después de lo dicho anteriormente me sabe a contundencia, pero sea lo que sea, a mi me gusta, aunque no acierte en nada. Me faltan ojos.
    Inuits

    ResponderEliminar
  12. Inuit,
    por lo menos ya sabemos que peras, no.
    que sí aciertas, que sí,
    ¿te faltan ojos, eh? y para qué quieres más..., anda, acaso no te basta con lo que ves con dos? Qué más quieres ver? lo invisible es invisible y solo se puede adivinar.
    Besos.

    ResponderEliminar