18.2.09

Rocas lunares

No lo entiendes
hay muchos caminos
tantos y tantos

quizá no entiendes
que de tantos y tantos caminos
ninguno
lleva a ninguna parte

y sólo uno me lleva a ti

y no lo encuentro

no recuerdo
si prometí volver.

22 comentarios:

  1. Hay algo precioso en este poema que a la vez me ha resultado agobiante. ¿Sabes qué me he imaginado? Me he imaginado una suelo lunar, pero plano, infinito, y surcado de caminos que habían sido delimitados por pequeñas piedrecitas hechas también de luna y que te impedían salir de él. Yo pudoverlo todo desde lo alto, por eso me ha gustado. Porque desde arriba, como en un plano cenital, observaba la independencia de los caminos, sus cruces, sus conversiones de dos en uno... Y era un paisaje maravilloso. Pero luego me he trasladado abajo y he empezado a caminar, y no encontraba la salida (¿salida a qué?), giraba y buscaba el principio (¿principio de qué?), seguía caminando (¿caminando para qué?), ¿alguien me esperaba? (y si me esperaba, ´también ¿para qué?) Y me he quedado atrapada en este sueño de rocas lunares.

    Un dulce beso, linda Alfaro.

    ResponderEliminar
  2. A veces buscando nuevos horizontes, nuevos caminos... olvidamos dejar miguitas en el camino.. quizas algún dia decidamos regresar a lo que verdaderamente nos hace feliz... y me da miedo no encontrar el camino de regreso!!!
    Besotes cielo!!!
    Llenos de luz como siempre!!!

    ResponderEliminar
  3. "No recuerdo si prometí volver" y no sé si querría cumplir esa promesa ahora. Son tantas las posibilidades... y un único camino el que me conduce a ti, no sé si quiero...

    Ay Alfaro, he descubierto algo. Y eso me pasa por pensar antes de hablar.

    Un abrazo lunar al mediodía.

    ResponderEliminar
  4. (*,
    has escrito un cuento...,
    sí, puede llegar a ser kafkiano pero el hecho de que no haya caminos o si los hay que no lleven a ninguna parte no tiene por qué resultar agobiante..., es como si un día te lleva a otro y este a otro sin más...,no tienes por qué pensar que un monstruo está esperando a no ser que sepas fijo que allí hay una bestia inhumana...
    Un beso.



    SOL,
    creo que mis miguitas se las han comido los pájaros...
    seguro, o quizá es que, una vez que pasas, es como tierra quemada lo que queda detrás.
    Besos.


    Gloria,
    si prometes algo debes cumplir la promesa...pero si no lo recuerdas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tengo la memoria fatal, Alfaro...
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. hola! qué bonito! da igual si lo prometiste o no! tienes o debes volver!! ademas tan solo tienes un destino... un solo camino que llega a algun lugar!

    salu2

    ResponderEliminar
  7. Especialmente bueno.

    Me evoca la angustia que se siente cuando se ha partido el hilo de Ariadna. Y uno tira, y sólo vuelve el hilo deshebrado en su punta vacía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Volver algunas veces es prácticamente imposibles se haya o no prometido la vuelta, pero encontrar el camino que se intuye puede ser toda una odisea.
    Tendremos que llevar una brújula y una carta de navegación.
    Inuits

    ResponderEliminar
  9. Yo, un cayado.

    Para volver o para huir.

    Para ti estoy.

    Besos, Sea Urchin!

    ResponderEliminar
  10. Más o menos a la misma hora estábamos pensando en caminos, Alfaro. Muy hermoso. Me he sentido, como (*, dando vueltas en un paisaje desolado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Anti-yo,
    para tu filosofía...,
    eliges recorrer un camino, o no lo eliges, pero todos los demás se quedan sin recorrer.
    Saludos.


    Codorníu,
    es curioso esto que me decís de la angustia, yo lo escribí con cierta aceptación.
    Un beso.



    Inuit,
    pues llevaremos brújula y carta de navegación...
    Besos.


    Lena,
    un cayado...jajaja... por si nos cansamos, para apoyarnos...
    un cayau (en asturiano)...
    besos.


    Bel,
    desolado... por lo de lunar,
    hay caminos llenos de gente que no an a ningún lugar.
    Tu camino era más primaveral, con la flor dl almendro... precioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Yo conocía el camino, recordaba como tomarlo, quería tomarlo, y aún así no encontré a nadie.

    Es uno de esos poemas que, ya lo he dicho, me cala.

    Un abrazo Alfaro!

    ResponderEliminar
  13. Cristina,
    eso sí que es angustioso...,
    besos.

    ResponderEliminar
  14. A veces han crecido zarzas en el camino que prometimos retomar un día, pueden llegar a ser tan espesas que ni con un machete las podamos cortar.

    ResponderEliminar
  15. Capitana,
    mejor que un machete que me asusta mucho..., mejor, digo, el fuego para quemar zarzas si las hubiera.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Hay tantos caminos externos, hacia afuera, hacia allá...

    aquí
    y ahora
    pienso

    que quizás
    lo encuentre en el camino
    que me lleva hacia adentro

    trayecto desde el pensamiento
    al corazón

    y viceversa.

    Un abrazo Alf.

    ResponderEliminar
  17. Zas! Justo en el centro del corazón.

    No he prometido volver, tampoco me lo han prometido a mí...pero me muero por volver y no debo. Me dicen que hay infinitas posibilidades en este mundo, y yo como en el poema todavía sólo sigo viendo uno.

    ResponderEliminar
  18. Verbo,
    cuando des con el itinerario adecuado me lo dices, a ver...
    un abrazo.



    Malvada bruja del Norte,
    ..y casi que has escrito una canción,
    ay, madre, qué talento, el tuyo, más desaprovechado.
    besos.

    ResponderEliminar
  19. Amiga, el final es magnificamente tremendo... Que mas decir?

    Otro abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  20. Antiqva,
    en realidad no es necesario decir nada,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Me encanta este poema, Alfaro. Otra vez diré: es mi preferido. Pero pasa como los caminos, que todos llevan a ninguna parte y uno nos lleva a ti pero no lo encontramos. Así me gustan todos y muchos son mis preferidos pero a la vez sólo puede haber uno.
    Es brillante.

    ResponderEliminar
  22. fusa,
    si hablamos de camino..., efectivamente, solo podemos recorrer aquel por el que vamos,
    y también puede suceder que no hay caminos y los que vemos o creemos ver sean espejismos...
    besos.

    ResponderEliminar