24.2.09

Pies, para qué os quiero

Día de descanso
día de despiés
que los tarsos y los metatarsos reposen
se estiren y se desperecen

la rótula henchida de sí misma
dolorida
los observa

el talón de Aquiles
mudo
punto fuerte de mi anatomía
esquiva las flechas del atrevido Paris
que desconoce el tiempo y el lugar

pies
rótulas
talones
para la vida.

15 comentarios:

  1. Mis piernas se han quedado atónitas por entero.
    Mis pies rezan por que les escuche, mis talones, por que les dé algo de cariño, mis rótulas reclaman su sitio... tarsos y metatarsos estremecidos con tus palabras.
    Me encanta!
    Un beso enorme, Alfaro.

    (para mantenerte, o eso dicen)

    ResponderEliminar
  2. Gracias, querida gloria,
    pero aunque quisiera quedarme quieta con los tarsos y las dos rótulas quietas también...
    he de irme...
    y la ciudad llena de desfiles...
    L´Antroxu... en asturiano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Te fijaste, amiga, los bellisimos zapatos de tacon de aguja que portaba la reportera dicharachera que ayer entrevisto a nuestro querido Presidente en la tele...

    Ah, que maravilla de calzado, con una finisima aguja de cristal en el tacon...

    Que dirian las tarsos y los metatarsos de semejante disparate taconil...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  4. Eres capaz de quedarte quieta ALFARO???
    Aún cuando tus pies y sus puntos de apoyo te lo piden a gritos???
    Conociendo un poco de tus escritos creo que no...
    Creo que te lo he dicho muchas veces, tienes un estilo tan diferente para escribir... no he visto otro igual.. ME GUSTA!!!
    Besotes llenos de luz cielin!!!

    ResponderEliminar
  5. Precioso una vez más!

    Para la vida

    tus pies

    rótulas
    talones

    Para la poesía

    Que aunque tu cabeza vuele

    tu cuerpo necesita,quiere

    ese apoyo puntual........

    .........beso desde el telar

    ResponderEliminar
  6. Antiqva,
    sí,los zapatos de aguja son preciosos
    y muy sexys...,
    pero están reñidos con las prisas y con el ir al ras ras del suelo, y no sé qué diran los tarsos y metatatarsos...
    oye, que igual van encantados enfundados en las alturas,
    yo no te puedo decir, soy demasiado de otro estilo...
    Un abrazo.


    SOL,
    ¿Yo quieta? jaja..., bueno, sí cuando veo una peli, cuando leo, cuando os leo..., cuando escribo, pero siempre me muevo o los pies o medio bailo sentada con la música, y qué me dices de la quietud mental... ay, esa quién la tuviera...
    pero ha sido mi rodilla la que ha pedido quietud, bueno no está mal que subo y bajo escaleras...
    Besos.


    Mía
    dios mío, un telar, de pequeña tuve uno de madera con un tejido de lana de muchos colorines preciosos, creo que nunca tejí nada, pero qué preciosos eran los colores de las lanas, lo conservé durante años, solo por aquel colorido...
    Besos hasta el telar, seguro que está lleno de colores.

    ResponderEliminar
  7. Alfaro, Frida Khalo pintó (no recuerdó bien si en su propio cuerpo) un hermosísimo "Pies para qué os quiero si tengo alas para volar", cuando su enfermedad apenas le permitía ya andar. Durante muchos años he recordado esta frase, intentando creérmela, intentando volar. Y hoy, tú, me has devuelto al suelo, pero para bien, querida Alfaro, para bien. Y en este reposo de palabras me he mirado los pies. De pequeña, cuando tenía que ponerlos en remojo porque me sangraban por culpa de las zapatillas de ballet, no sabes qué raros me parecían, no los míos, sino todos. Los pies eran para mí algo extraterrestre, la división de los dedos algo tan extraño como un ser de otra galaxia. Y mientras pensaba en todas esas cosas, la sal me escocía las heridas, el agua las amansaba, por fin los pies enteros se relajaban, "pies, rótulas, talones para la vida". Mis tarsos y mis metatarsos hoy tienen ganas de caminar al compás de tus poemas. No sabes cuánto me ha encantado! Y ya perdonarás este rollo mañanero que te acabo de soltar.

    Un dulce beso y que tus pies y tú tengáis un buen día.

    ResponderEliminar
  8. (*,
    a media mañana un rollo mañanero así me ha encantado...
    a que los sientes tú también como alas?
    no conocía esa frase de Frida, porque es optimista, porque confirma mi teoría de dónde está lo importante y lo necesario para vivir..., que voy a lamentarme yo por una rodilla medio averiada...,
    ...y bailabas hasta tener sangre en los pies...ohhhhh,
    Besos, luna.

    ResponderEliminar
  9. vaya! luego de frida... me he saltado un "me gusta" porque es optimista...

    ResponderEliminar
  10. Algunos días le daría toda mi osamenta a los perros, cuando me vienen los dolores por aquí y por allá, pero me quejo de vicio. Hay gente que los tiene más fuerte, por ejemplo mi madre y su espalda.
    Tengo el talón de Aquiles en Constantinopla.....jaja
    Para la vida y para más, todas las partes del cuerpo.
    Es muy bonito el final de tu anatomía.
    Un beso muy, muy, muy GRANDOTE.

    Inuits

    ResponderEliminar
  11. Inuit,
    cada uno se queja de lo que le duele, tú, de tus dolores, y tu madre, de los suyos.
    Mira, querida inuit, tengo una rodilla hinchada y no me duele demasiado pero me la miro y mientras decido o no ir al médico me lamento,
    creo que mis lamentos no llegan a constantinopla pero han llegado a Inuit...
    un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta muchísimo el título.
    Y ojalá todas las quejas se escribieran así de bien. Me gusta que, de cualquier cosa, hagas un poema. Te admiro mucho.

    ResponderEliminar
  13. fusa,
    es que nadie se ha fijado en la doblez del talón de Aquiles, esa cosa doble puente hacia arriba o hacia abajo.
    para admirar tus prosas ...
    un beso.

    ResponderEliminar
  14. Y al final del día, un pequeño barreño con agua caliente y sal, una pizca de jazz suave en el equipo de música, incienso en el ambiente y una copa de vino blanco en la mano.

    Los pies enmudecen...

    ResponderEliminar
  15. Malvada bruja del Norte,
    sí, seguro que con esas receta no hay pies que resisitan, pero depende del jazz... depende del jazz porque puede hacer volar a cualquier pie...
    besos.

    ResponderEliminar