27.2.09

Dolor de agujas

Tengo el título, tengo hasta el dolor redoblado, y las agujas que no quise ver tiradas al vacío contencioso donde los médicos lo tiran todo, lo tengo todo menos el movimiento alámbrico de los pájaros de mi cabeza.
Lo he leído todo, absolutamente todo, y me ha sorprendido un dadá parado, ¿o será un parado dadá? Que se manifieste, manifiéstese usted, me apetecía escribir mientras buscaba algo más, no sé, un cualquier cosa. Y la música va y viene, llega y los rings que quieren saber del rotulante dolor. Mire, me voy a rotular, subí veloz, como si fuera alada, y bajé atrozmente rotulada y cabizbaja.
Hubiera deseado un día cualquiera, de esos de cualquier día, pero que no, oye, que no. Un día de esos de errar con los relojes, de ver cómo un caballo muerto desciende río abajo, o aparece y desaparece mientras tú lo miras y la camarera que ni caso. Si ella supiera que un día alguien va a buscarla para encontrar en ella tu mirada, tampoco sabe que yo la he visto en ti, y que le decía, oye, aquí, aquí.
Y mientras escribo esto me llega un comentario conmovedor, todos los dolores tienen un origen psíquico. Ay, primero me maltrato, me golpeo contra todo, me empeño en salir atravesando las paredes en vez de atravesar el vacío de las puertas, luego me doy con el canto de la puerta en pleno rostro, y cuando ha llegado el dolor de las agujas he querido vampirizarme a mí misma.
Si hay cielo está en vuestra mirada.
Kalimera, escribió ella, y saboreé todas las letras del alfabeto que escribía sin esfuerzo las tardes de lluvia en aquel colegio de niñas, solo niñas, que nos liábamos con el verbo lío.
Kalispera.


kalimera, buenos días.

kalispera, buenas tardes.

20 comentarios:

  1. Este texto es... como un huracán. Como el aire que se cuela por la puerta y hace corriente por toda la casa porque al otro extremo del pasillo hay una ventana abierta de par en par. Y todo da golpes. Es como el viento que revolotea el pelo al dobla la esquina en un día furioso. Así. Así es este texto.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y qué decir después de lo que ha dicho Fusa?
    Pues sí, que lo he leído con rapidez y casi sin aliento y que me he enredado en esos remolinos de dolor y de amor perdido, en esas imágenes terribles y hermosas.
    un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  3. Fusa,
    huracanes algunos blogs que he leído esta tarde de reposo obligado,
    gracias,
    besos.


    Bel,
    también imágenes hermosas, sobre todo las que he visto a través de otras miradas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Al menos los peores dolores sí que tienen un orígen psíquico, los que más te destrozan.

    Quizá mañana el día sea más normal.

    ResponderEliminar
  5. Esos dolores...esas agujas...

    Y el tiempo que a veces acaba

    por doler también...........


    ..............besos

    ResponderEliminar
  6. mia,
    ¿realmente el tiempo lo que duele?
    besos.

    ResponderEliminar
  7. Capitana,
    no sé ..., no estoy yo muy de acuerdo con ese origen de todo dolor.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. y de tanto liarse el mundo se hizo más lío, y más río, y más frío.

    Kalispera, Alfaro, y que sean buenas de verdad.

    ResponderEliminar
  9. (*,
    el mundo siempre fue un lío,
    por eso escribimos, para desliarnos..., a veces liándonos más.
    besos.

    ResponderEliminar
  10. Cuando hay dolor, poco importa el motivo. Solo quieres q pare.

    ResponderEliminar
  11. Seguro que hay cielos, los de cada uno, los compartidos y los colectivos... agujas de todos los tamaños y grosores.
    Qué bien los saludos en griego y pensé, una asociación absurda de ideas, en el pollito con el cascarón en la cabeza Kalimero.
    kalinijta

    Inuits

    ResponderEliminar
  12. Sara,
    muy cierto ...



    Inuit,
    detesto las agujas, es que me pueden.
    Sí, recuerdo a Kalimero...
    ...
    besos.

    ResponderEliminar
  13. Amiga... dolores, dolores, como torbellinos en este texto, me gustaria liberarme de ellos. Bueno quien no???
    Tambien odio las agujas... me dan cosita!!!

    Besos de sabado atipico en mi... casi nunca estoy los sabados en la compu!!!

    ResponderEliminar
  14. SOL,
    deja la compu y sal, que es sábado noche..., pero ya.
    besos.

    ResponderEliminar
  15. Estos días me he replanteado el significado de "salud". La propia y la de los démás. Parece que el alma se agranda cuando falta la salud...solo que se le olvida que sin el cuerpo queda inválida...
    me enredo sola pues, solo estos días.. tú disculparás.

    fuerte tu texto, como siempre.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Cristina,
    hace unos días, luna, dejó un comentario precioso, con el que estoy totalmente de acuerdo, era una frase de Frida Khalo:

    "pies para qué os quiero si tengo alas"

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Por qué demonios habré tardado tanto... Después de un fin de semana de ir y venir, de correr y llover, de salir y gritar, de querer soñar despierta por no poder soñar, de vuelta a mi refugio de alas quemadas, vuelvo a tu ciudad, que es la mía, y la puerta se abre con agujas de acupuntura, y se ha curado, Alfaro.

    Ya Kalispera, como diría (*

    ResponderEliminar
  18. Mi querida gloria,
    tus alas son transparentes...,
    y para qué se hicieron los fines de semana sino para todo esto que tú dices:Ir, venir, correr, salir, gritar y soñar despierta...,
    ay, las agujas de mi rodilla no fueron de acupuntura pero aunque lo hubieran sido me hubiera dolido igual, por el pánico que tengo a las agujas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Kalispera Alfaro,

    No todos las dolencias tienen una fuente psíquica, pero algunas sí, por eso dicen que hay que sacar la rabia, el dolor y la negatividad...pero no explican cómo...

    ResponderEliminar
  20. Malvada bruja del Norte,
    dicen tantas cosas...y como bien dices ...quién sabe cómo.

    ResponderEliminar