3.2.09

Constantinopla

Cuando llegues a Constantinopla acuérdate de mí
que leo los libros al revés
desde la última a la primera página
ansiosamente
recuérdame
recuerda que la literatura ha matado en mí muchos sueños
para que nacieran otros

y fugitiva camino a tu lado

cuando estés en Constantinopla
cierra definitivamente todos los libros que leí.

16 comentarios:

  1. La vida es bondadosa
    siempre existirán libros abiertos
    para ti, que te recibirán con sonrisas o con llantos, pero estarán abiertos para ti,
    lo importante es estar -también-
    abiertos para ellos.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Verbo,
    qué comentario más precioso, me encanta,
    ¡gracias!!
    besos.

    ResponderEliminar
  3. Cada uno tenemos unas necesidades y según eso podemos escoger el género que más nos guste, navegar entre las páginas y hacer nuestra una historia, siempre hay alguna a nuestra medida.

    ResponderEliminar
  4. Capitana,
    no lo dudo, es que soy una lectora sin remedio.
    besos.

    ResponderEliminar
  5. No me gusta decir que este es el poema más bello de los que te he leído.

    Te diré, entonces, que es el poema que le arrancó una sonrisa a mis recuerdos futuros.

    Qué gustazo leerte, Sea Urchin.

    Siempre.

    Mil besos, Luz!

    ResponderEliminar
  6. Alfaro me ha encantado, esta vez me has dejado boquiabierta y con todos los libros bailando sobre la mesa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Lena,
    el gustazo es mío por leerte de nuevo,
    es verdad lo que dices del poema, no es bueno, ni bello...
    sí, has captado que se trata del pasado en el futuro...
    Besos.


    gloria,
    me alegra saber que te ha gustado,
    pues dpendiendo de los libros que tengas sobre la mesa...
    besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué maravilla, Alfaro! Es magnífico, de una enorme belleza. Constantinopla, que parece una nombre que se eleva cada vez que te llenas la boca con él; leer los libros al revés, ansiosamente; recordar que la literatura ha matado en uno muchos sueños, pero nacieron otros; ser fugitivo, pero caminar al lado de alguien, ese lado como prohibido e ilegal, casi secreto, de la gran literatura, que casi obliga a hacerse hermano de aquel que leyó lo mismo, huir finalmente a Constantinopla, y al llegar a la ciudad del sueño, la que llena la boca de aire y aromas, otro cierra en tus ojos todos los libros que leíste para vivir, para vivir plenamente.
    Acabo de hacer un grandísimo viaje en unos minutos.
    Me inscribo a tu sueño.
    Au revoir!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Amiga, y tu estas segura de que Constantinopla existió alguna vez?

    No se, no se...

    Por cierto, bellisimo eso de saltarse las reglas de la lucidez y leer los libros, ludicamente, al reves.

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  10. Me ha pasado como a Lena una sonrisa amplia.
    La palabra Constantinopla tiene tanta musicalidad que no cabe en las bocas pequeñas. Qué gracioso leer al revés, de ti, me lo creo totalmente,tu puedes leer incluso desafiando la leyes de la gravedad.
    ....
    Permíteme que comente que me ha parecido bellísina la entrada de LM Rabanal:Besos, bellísima.

    Inuits

    ResponderEliminar
  11. creo q no debes pedir q cierre los libros leidos.... en algunos momentos te gustara releerlos!!!

    un saludo!

    ResponderEliminar
  12. jimarino,
    con el comentario has escrito otra entrada, y me gusta más que la mía, es todo lo que has dicho...refiréndose al futuro
    Me gusta mucho eso de hacerse hermano del que leyó lo mismo.
    Orevuag!


    Antiqva,
    esto de leer los libros al revés es que hasta a mí me pone frenética,no es ninguna metáfora, aunque pudiera serlo o parecerlo,
    1º leo el libro con ansiedad de atrás adelante, y una vez que sé cómo acaba y de qué va, lo leo despacio, con tranquilidad y disfrutándolo más que si lo leyera como normalmente se lee.
    Pues , anda que si Constantinopla no existió qué desilusión, es la palabra que marca el fin de algo y el principio de otro algo donde aún existimos.
    un abrazo.


    Inuit,
    de mometo a las leyes esas no me atrevo a desafiarlas, cosa más tranquila que yo...
    besos.


    Anti-yo,
    no sé..., algunos se cierran definitivamnete alguna vez.
    besos.

    ResponderEliminar
  13. Preciosa entrada. Una invitación al viaje, en el sentido más amplio, desde esta ciudad sin nombre camino a las páginas que están por escribir.

    Un abrazoLla (madejadepalabras)

    ResponderEliminar
  14. lola,
    muchas gracias, el viaje que deberemos hacer algún día.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Que cierre sólo algunos, que borre sólo algunas palabras, pero que deje abiertos muchos otros. Constantinopla seguirá soñando dentro de tí.

    ResponderEliminar
  16. Malvada Bruja del Norte,
    tendremos que darnos una vuelta por Anti-yo, aver si nosotras soñamos a Constantinopla o constantinopla nos sueña a nosotras.
    Me ha encantado tu coemntario.
    Besos

    ResponderEliminar