8.1.09

Tres cabezas

Allí estaban mirando las tres cabezas con sus sombreros negros y sus dos coletas, una a cada lado de la cara. Nunca les vi los ojos, nunca pude creer a quien me habla sin mirar mis ojos, así que no les creí, ninguno de los tres me miraba. Los seis ojos de las tres caras miraban cómo se eleva el humo. Oh, cómo arde el mundo cuando el amo lo manda, y el amo manda. Allí los tres, jóvenes, mirando de espaldas, hermosos hombros, hermosas cabeza, seguro que hasta hermosas pestañas. ¡Y una hostia! gritó ella entonces, y con la palma de su mano me cubrió los ojos. No vi más al monstruo de las tres cabezas.
Me nació otra oreja. Mírame. Por esta nunca escucho el ruido del mundo, ni oigo elevarse el humo de la hoguera que miran los tres hombres de traje negro.
¿Qué oscura melodía oiré sin ti?

14 comentarios:

  1. Diantres, amiga, esto si que me suena apocaliptico...

    Animo, amiga, animo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por esa otra oreja, Alfaro.

    Un octavo saludo.

    ResponderEliminar
  3. Antiqva,
    pues... algún jinete del Apocalipsis sí que cabalga por algún lado.
    Un abrazo.



    Antonio,
    gracias, a veces no conviene mezclar mundos,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues si que son obscuras

    las melodías en solitario!

    Bendita la oreja que te rescata

    de las penumbras!

    siempre honda alfaro

    besos

    ResponderEliminar
  5. Con la palma de su mano me cubrió los ojos...me nació otra oreja...

    Tremendo Alfaro, aunque insistan en no dejarnos ver, siempre se desprenderá de nosotros algo,
    que busque la verdad y el conocimiento.

    Besos

    M.

    ResponderEliminar
  6. Y, además de esa oreja que te ha nacido, ¿te ha nacido otro ojo? ¿Y otra mano? ¿Y otra nariz? ¿Tienes de todo uno más, querida Alfaro?
    Eso explicaría muchas cosas de las que te leo. Eso explicaría cómo consigues lo que consigues: el temblor, la confusión, el placer, el sobrecogimiento... leyéndote.

    ResponderEliminar
  7. Eres unica Alfaro.
    Bendita esa oreja que pueda alejarnos de las tinieblas.
    Besos llenos de luz!!!
    He vuelto.
    Me alegra leer tus originales e inteligentes post.

    ResponderEliminar
  8. Estoy de regreso. Me gustó mucho este texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. POr fin tengo tiempo para leer con calma!!!
    Precioso texto, sublime final. Te quedas... enganchada, y -es cierto- buscas, porque seguro que mientras lees a alfaro has recordado que había un lugar cercano a cierto lunar donde solían salir estas necesarias orejas. Vitales orejas.

    Una sonrisa: de oreja a oreja, alfaro. Me encantó.

    ResponderEliminar
  10. tres orejas??? vaya suerte,no?
    donde esta el truco!

    ;) un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Sabia eres por conocer el lenguaje de las miradas que a veces esconden monstruos velados.

    ¿Cuándo fueron nobles,honestos o buenos los amos? Está por demostrarse, ya que el amo se nutre de sus esclavos.

    Somos tantos que no oímos el gemido ni el lamento del mundo....los gemidos y los lamentos callados, los silenciados, los ahogados, los humillados .......
    El mundo a 42 grados y sigue subiendo la fiebre.
    Inuits

    ResponderEliminar
  12. Mia,
    agradezco mucho tus comentarios, me gusta esta forma tan tuya, tan personal,no hay voz solitaria si tú llegas.
    besos.


    Verbo,
    exacto, siempre hay que oír algo más que el ruido y las palabras más altas-
    besos.


    showdefusa,
    me miro y no, no tengo nada de más... más que esta oreja imaginaria para oír ciertas cosas,
    besos.


    Jorge,
    ¿Y adónde te habías ido?

    SOL,
    ya nos leemos.


    Madeja de Palabras,
    tener tiempo, sobre todo tener calma..., mándame una poca para acá...
    Y para allá otra sonrisa de oreja a oreja...
    un beso.


    Anti-yo,
    anda, no me digas que tú no la tienes...¿Y cómo oyes esa "filosofía" que escribes?
    La tienes y no lo sabes, sólo ves las plantas de tus pies, deja de mirártelos y busca la tercera oreja, por la que oyes de continuo cuanto escribes.
    Besos.



    Inuit,
    los monstruos ahora es que van a cara descubierta ¿cómo es que no los ves?
    Sí, son los amos, los amos de los esclavos, de la guerra, de la vida ...pero no todo está en sus manos, siempre hay algo que se les escapa...
    besos.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó eso de no confiar en quien no te mira a los ojos...

    ResponderEliminar
  14. Sí,
    aunque hay personas tan tímidas que tardan en mirar a los ojos...

    ResponderEliminar