13.1.09

Poema del intérprete

Me haré la muerta
descansaré temporalmente

aparta el espejo
la imagen que deseas
no la verás
no serás mi doble
aunque me recojas furibunda

ese olor de azufre
hunde la nariz en mi melena

martes
sobre la yugular

dejo dos besos uno
para ti y otro
para él

me haré muerta
mis ojos
mirando a ninguna parte

no necesitas preguntarme
quién soy
no tendrás que buscarte
en mi voz

cualquier noche
sobre cualquier yugular.

19 comentarios:

  1. Cada quien
    ES y luego SOMOS,
    lo bonito es el encuentro,
    y lo interesante es que los encuentros son temporeros y momentáneos,
    mientras
    el ES
    permanece en nosotros.

    Yo le apuesto a seguir mirándome en el espejo, de vez en cuando y de cuando en vez.

    Besos Alfaro :)

    ResponderEliminar
  2. "mARTES SOBRE LA YUGULAR", o cualquier noche, sobre cualquier yugular"...

    Eres un derroche de imágenes... VIVA, por mucho que te hagas la muerta mirando a ninguna parte. terminas por verlo todo, alfaro.

    MUCHOS BESOS

    ResponderEliminar
  3. Isla,
    es y somos, el verbo ser es demasiado..., y ser en el espejo más demasiado.
    Besos.


    Madeja de Palabras,
    apenas si vemos, Lola, entre la visión y la intuición vamos sumando, pero no sé si acertaremos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Querida amiga, hoy no estoy con mucha correa para hacerte un comentario como tú te mereces.

    Pero he pasado a saludarte, y me ha gustado lo que he leído.

    Un beso.
    Codorníu

    ResponderEliminar
  5. ...y como legado dejas unas palabras, a modo de testamento, bellísimo.

    "dejo dos besos uno
    para ti y otro
    para él"

    Sería ese papel que guardaría como un tesoro. Buscaría lo que intuyo, lo que querría haber leído.....
    Mi mirada, ávida, iría escudriñando y removiendo las letras por si se animaban a soltar aquello que se hubiesen engullido.
    Y también una lágrima....y en la yugular, el latido del corazón emocionado...y una lágrima nueva.
    Inuits

    ResponderEliminar
  6. Tú,la yugular,

    tus imágenes,

    tu energía

    singular

    tu poesía viva

    no pueden hacer

    la muerta

    De par en par

    tus puertas.......


    besos

    ResponderEliminar
  7. Ay, como desearía yo también a veces hacerme la muerta y disimular, un poco de aquello de "la vida sin mí"
    Pero estamos a principios de año, intentaré empezar con otras perspectivas... :0)

    Un beso, guapa

    ResponderEliminar
  8. Vaya, amiga, como debe ser... No te prives... Muerde en la yugular, o donde mejor se pueda, a uno (a) y a otro (a)...

    Sin miramientos.

    Veras como te quedas "como un reloj" (que nunca supe, por cierto, que quiere decir...)

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  9. me gusto! sigues en tu linia!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Qué gusto de pavillos que me sacas hincando dientes a diestro y siniestro. Yo me tapaba la oreja de pequeña para que el chupador no viniera a por mí. Ahora, está una tan acostumbrada a tantos que me retiro los pelos y me dejo llevar cerrando los ojos, pa que no puedan mirar adentro.

    Muy bueno, como siempre.
    (Yo ando seca y me duele)

    Otro beso

    ResponderEliminar
  11. Codorníu,
    me basta con que aparezcas,
    gracias por venir y por dejarme aquí tus palabras,
    un beso.



    Inuit,
    no te dejaría lágrimas, te dejaría luces, y una sonrisa de cariño.
    Besos.



    mía,
    gracias por este poema, me ha gustado mucho,
    las puertas de esta ciudad están siempre abiertas.
    besos.



    sombras en el corazón,
    cuánto me gustó "La vida sin mí"
    qué sería de los que son mi vida sin mí..., por ellos me quedo sin mí, soy mi propia ausencia, y esto no debe de ser una metáfora, pero a estas horas no voy a ponerme a pensarlo.
    Besos.



    Anti-yo
    tendrías que dejarme un día ese yo filosófico que tienes, porque me gustaría ver mi línea.
    besos.



    Ichiara,
    me río con tu comentario,por dios, qué bueno,

    "... que me retiro los pelos y me dejo llevar cerrando los ojos, pa que no puedan mirar dentro."

    cópialo para uno de tus escritos...
    es buenísimo.
    yo tampoco quiero que me miren dentro, y si seré idiota que nunca los cierro, tendré que tirarme de los pelos, por tonta.
    Date una vuelta por aquí, y coge algo para arrancar, lo quitas y sigues, algo tiene que haber que te sirva, si no... sí que me tiro de los pelos, vamos que hasta me quedo sin melena como no puedas pillar nada. A ver para qué escribo yo!
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Y que hará el miercoles y el resto de la semana?, hacerse la muerta todos los días puede acabar matándola. Las yugulares ajenas no nos hacen invisibles.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. antiqva,
    gracias por ese consejo tan vampireso,
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Ayer cuando leí este poema Alfaro me sentí esa voz, esa intérprete escondida que necesita morir en los cuellos ajenos y esconderse de la imagen, de la mirada del que no deja de venir.
    Me encanta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Olvido,
    ¿y cómo viven los muertos? algún día podría escribirlo...
    nos morimos muchos días, y muchas veces a lo largo de nuestra vida..., y cada muerte es distinta...
    y el miércoles llega el sol, el de verdad, no el metafórico, y la piel y la mirada lo sienten ...pero la yugular...
    un beso.



    gloria,
    me gustararía interpretar totalmente tus palabras y tus silencios, lo cual es imposible,
    a veces hay que huir, cortar hilos, tener fuerzas y hacerlo, ya luego otro día se renace lejos o cerca del dolor.
    El poema es un poema medio de amor, medio de muerte y sobre todo de identidad propia y del otro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Jajajaja... a las brujas también nos gustan los Vampiros.

    Estás juguetona últimamente, ¿eh? Me encantan tus nuevos registros.

    ResponderEliminar
  17. malvada bruja del Norte,
    tendrás que buscarte un vampiro, hay muchos dispuestos a tirarse sobre cualquier yugular.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Visto así no...yo lo leía en el sentido más mistérico. Ya sabes, Rumanía, castillos, la eternidad...

    ResponderEliminar
  19. ay, ay, qué imaginación...
    ¿y cómo podríamos vivir sin ella a veces?

    ResponderEliminar