29.1.09

Entre los bueyes

En medio del temporal hasta los bueyes hablaron
sus mugidos llegaron hasta nuestra ventana
su pequeña ventana
voló con el aire

saber oír
saber callarse
saber mirar
saber ver
saber estar ciego

el monstruo despertó en medio de los bueyes
ellos con un ojo abierto
y el otro cerrado.

21 comentarios:

  1. Yo hoy, Alfaro, no sé nada y no sabes cuánto me gustaría saber todo eso que cuentas, todo eso que hasta los bueyes sienten y cuentan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Gloria,
    no seas "quejica" que recién llego de tu casa y he visto que sí sabes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, tan bueno es abrir los cinco sentidos como cerrarlos, aunque sea sólo por un rato. No se sabe qué es la verdad y, sin embargo, a veces es preferible no ver, no oír, no saborear, no tocar, no oler, y otras veces, todo lo contrario.

    Alfaro, me ha encantado la imagen de los bueyes mugiendo palabras.

    Un dulce beso!

    ResponderEliminar
  4. Sabios son estos bueyes, sabiduría grande que se asemeja a la historia zen del boyero y qué buena esa actitud vigilante de un ojo abierto y el otro cerrado. El buen buscador de la esencia, siempre está en actitud de alerta y atención permanente, para atrapar al monstruo cuando despierte, entonces, ni monstruo, ni bueyes, ni ojos.... sólo MU.
    Inuits

    ResponderEliminar
  5. Bello,muy bello

    que me trae a aquel

    arriero......

    El arriero va

    En las arenas bailan los remolinos,
    el sol juega en el brillo del pedregal,
    y prendido a la magia de los caminos,
    el arriero va, el arriero va.
    Es bandera de niebla su poncho al viento,
    lo saludan las flautas del pajonal,
    y animando la tropa por esos cerros,
    el arriero va, el arriero va.
    Las penas y las vaquitas
    se van por la misma senda.
    Las penas son de nosotros,
    las vaquitas son ajenas.
    Un degüello de soles muestra la tarde,
    se han dormido las luces del pedregal,
    y animando la tropa, dale que dale,
    el arriero va, el arriero va.
    Amalaya la noche traiga un recuerdo
    que haga menos peso mi soledad.
    Como sombra en la sombra por esos cerros,
    el arriero va, el arriero va.

    Como no podía ser,Atahualpa Yupanqui

    ResponderEliminar
  6. pos yo me paso muy amenudo con un ojo abierto y el otro cerrado... seré familia de estos bueyes??? oye alfaro de donde son!!! ;)

    salu2

    ResponderEliminar
  7. En días de temporal todo el mundo sabe quejarse, hasta los mudos, lo que hay que hacer no es quejarse o cerrar los ojos esperando que pase, sino luchar contra lo que consideramos nuestro enemigo.

    ResponderEliminar
  8. Vale, el anónimo soy yo, que le he dado sin querer.

    ResponderEliminar
  9. (*,
    estoy totalmente de acuerdo contigo, a veces es mejor callar y otras, gritar...
    un beso.


    inuit,
    ¿y cuál es esa historia zen? Yo de zen no sé nada, nada.
    Me encanta esto que me has escrito, sólo MU.
    quizá no se trate de atrapar al monstruo...
    un beso.


    mía,
    graciaspor la canción,
    de este A. Yupanqui sé una:
    "Un día pregunté yo, abuelo dónde está dios,
    me miró y se puso triste
    de esta manera me habló
    que dios protege a los pobres tal vez sí o tal vez no
    pero es seguro que come a la mesa del patrón".
    Más o menos, debe de ser...
    besos.


    Anti-Yo,
    ya lo sabía que tú dormías con dos ojos abiertos y dos cerrados, luego de leerte no tengo la menor duda.
    cosa más tranquila para pensar que los bueyes y las vacas...
    un beso.


    Capitana,
    a veces es mejor guardarse del temporal y esperar que pase...
    un beso.

    ResponderEliminar
  10. Verbo,
    gracias, he perdido, sin querer, algún nombre,el tuyo ya está...
    y los otros estarán.
    un beso.

    ResponderEliminar
  11. Juer... no dejas ninguna concesión a la literatura: lo digo por el comentario en mi blog.

    Las estrellas se apagan, es un hecho. Tampoco a mí me gusta.

    Un beso (ya sabes que te quiero)
    Pepe.

    ResponderEliminar
  12. codorníu,
    será que hoy no quiero ver ninguna estrella apagada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. "Saber estar ciego..."

    "el monstruo despertó en medio de los bueyes
    ellos con un ojo abierto
    y el otro cerrado."

    ME gusto mucho mucho...

    Saludos! estare al pendiente de tus cosas nuevas :)

    ResponderEliminar
  14. Miguel A. Guevara,
    bienvenido a esta ciudad, y muchas gracias por dejar aquí tu comentario, vengo de leer tu espacio..., me ha gustado.
    saludos.

    ResponderEliminar
  15. Así es siempre, que sí que no, que mucho que poco, es el juego, lo mejor abstraerse de los bueyes y soñar

    Otro más, beso

    ResponderEliminar
  16. Creo que a veces debemos aprender de esos bueyes.. estar atentos... con un ojito abierto y el otro cerrado ante esas tormentas de la vida.
    Besitos cielo!!!
    Venía atrasada con los comentarios porque estuve dos dias fuera de la ciudad.

    ResponderEliminar
  17. ichiara,
    entonces tengo que añadir:
    saber jugar.
    besos.


    SOl,
    en esta ciudad no existen los retrasos,
    gracias.
    Unbbeso.

    ResponderEliminar
  18. Es cierto...a veces es mejor ser prudente, escuchar, otras es mejor ver: observar y otras muchas hacerse el/la loc@...

    ResponderEliminar
  19. ...depende..., malvada Bruja del Norte.

    ResponderEliminar