4.1.09

Contra las piedras

Dicen que la espera no será larga, me he acurrucado del frío lejos de ti. Recojo mis botas de agua, he de badear el richuelo que corre por el subterráneo, la última vez que lo atravesé las piedras saltaron a mis bolsillos y estuve a un tris de no salir. Un héroe solitario me habló de la mujer en las aguas azules de Chagall, pero no sabía que miles de Madoff se estaban bebiendo todo el agua del mar. El héroe era de mentira, y sabía mentir, tiré las piedras.
Camino lejos de casa, dentro de otra casa leo el vacío y descifro: no me quedan nuncas.
A mí no me quedan muñecas, ni caballos, ni dragones, solo espíritus solitarios.

Han cerrado las puertas. Todas las cajas de música están llorando a estas horas, si miro hacia el sur, abajo abajo los veo al otro lado del mar.

Los niños tirando piedras.



22 comentarios:

  1. De nuevo uno de tus poemas más crípticos y a la vez más esclarecedores. Desde la noche oscura del alma a la estafa (por lo menos ésta es conocida) mundial. Una maravilla de poema, Alfaro. He estado repasando mis primeras entradas y las tuyas, antes y después de conocernos. Es impresionante el saldo adelante que has hecho. Me quito el sombrero, poeta.
    Y te doy un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bel,
    cuando empecé esto, por cabezonería, y sin saber qué iba a hacer...,hasta que un día decidí que sería algo exclusivamente "mío".
    Hay saltos adelante y saltos atrás...no sé hacia dónde pero alguna pirueta mental (que no mortal) sí que hay.
    gracias,
    besos.

    ResponderEliminar
  3. Al final, es lo único que funciona, lo exclusivamente tuyo...todo lo demás, como decía uno de los versos de mis secretos poemas: nada.
    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Algo me dice que en ti

    lo inmarcesible es

    más escondido que visible,

    hondo y perceptible

    Chagall presente

    y las piedras elemento

    de defensa,sin suerte...


    ......Como te aplicas!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Bel,
    secretos poemas...,al menos conozco el de los ángeles...
    Es difícil mantener un espacio "propio", difícil.
    Buenas noches,
    un beso.


    mia,
    una sonrisa, y otra...por cada palabra una, y más amplia por cada palabra terminada en "-ble",

    lo de las piedras va por los niños de Gaza... que tiran piedras y contra las piedras les envían tanques...

    buenas noches,
    un beso.

    ResponderEliminar
  6. "Camino lejos de casa, dentro de otra casa leo el vacío y descifro: no me quedan nuncas."

    Siempre quedan de todo, lo difícil es encontrarlo, y decirlas sin remordimientos.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. La Sonrisa de Hiperión,
    un día encuentras que no hay nada,
    otro encuentras algo y lo nombras y lo dejas aquí,
    Hoy en mis pupilas llevo piedras.
    saludos.

    ResponderEliminar
  8. Cerradas las puertas, lloramos juntas con piedras pesándonos en el cuerpo.
    Malditas piedras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Alfaro, este poema tuyo me deja como inmerso en un extraño sueño. Debe ser la forma tan especial que tienes de enfrentar las palabras, las frases, las imágenes...
    Lo de la otra casa donde lees el vacío me suena de algo.
    Me gustaría saber si es bueno o malo para tí lo de que "no te quedan nuncas".
    Decir, por ejemplo, "de ese agua nunca beberé" tiene dos filos.
    Lo que siento de veras es lo de las piedras, las unas y las otras.

    En mi caja de música nunca se llora, a no ser de alegría.
    No tengo muñecas, pero me quedan caballos y dragones.

    Un saludo, Alfaro, y un brillo de luna para suavizar esas sombras.

    ResponderEliminar
  10. Gloria,
    sí, piedras para defenderse de los tanques, pobres niños a los que les dan piedras, pobres madres...
    pero la piedra es fuerte, la piedra hiere y la piedra es real no es sólo un símbolo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Felicidades!

    No puedo decir nada más, ojalá llegue tu esperanza y fuerza allí al sur...

    ResponderEliminar
  12. Antonio Castellón,
    el vacío está en todas partes, en todas las casas, unas veces se ve más, otras, menos, pero siempre está e intentamos llenarlo y rellenarlo... como tú muy bien has escrito.

    El nunca, como el siempre, son las palabras más mentirosas que existen, porque sólo tienen siginificado real en el momento en que son dichas..., el simepre es el ahora y el nunca, también, sólo que la primera afirma y la segunda niega...Cara y cruz.
    No es ni bueno ni malo, sólo es. Unas veces hace pupa y otras, no.
    Tú mismo lo dices, tiene dos filos.

    No sé, no sé si creerte eso de que en tu caja de música no hay lágrimas...
    eres afortunado, te quedan dragones y caballos, símbolos de la infancia.
    La luna estos días está creciente y muy plateada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Malavada bruja del Norte,
    con mi esperanza no harán nada, ojalá no pierdan su esperanza y ojala lleguen las palabras, las buenas, de los que dirigen el mundo y son dueños de la vida y dela muerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Y yo, que siempre he deseado ver el interior de las cajas cuando están cerradas.
    Ver las bailarinas con las piernas flexionadas, los payasos con los muelles apretados, los juguetes... ¿en silencio? ¿rememorando todas las manos que han recorrido su piel de tela o madera?.

    Perder nuncas esta bien. Así se reencuentra uno con todavías.

    Un beso, amiga, y feliz 2009

    ResponderEliminar
  15. Es un poema duro, gris, fuerte, redondo, frío. Este poema me lo imagino como una piedra. Y duele un poco.

    Un beso, querida A.

    ResponderEliminar
  16. Querida Mª José,

    me sucede parecido, siempre quiero saber qué hay dentro de las cajas,

    tengo una caja... la he guardado en un cajón, era de una chica que mataron durante la guerra y su madre se la dio a la mía cuando esta era pequeña y esta me la dio a mí, y me produce dolor hasta pensar en ella, y ahora siento no saber quién era, qué familia, y mira qué puedo preguntarlo pero me produce malestar...
    seguro que conocemos a algún familiar..., la dejaré en el cajón.

    Un beso y feliz 2009.

    ResponderEliminar
  17. Fusa,
    como los Reyes Magos... reapareces por Navidad...
    Te deseo un feliz 2009.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Quiero pensar en las posibilidades
    por eso creo que tampoco me quedan nuncas.

    Todos los nuncas -quiero pensar- se han ido.

    Prefiero los quizás.
    La alternativa.

    M.

    ResponderEliminar
  19. Verbo,
    quedemos con las palabras alternativas, bueno según el momento ya elegiremos...

    ResponderEliminar
  20. Amiga, yo soy uno de esos niños que "de niños" tiraban piedras al rio, de forma muy horizontal, para ver como planeaban sobre las aguas y avanzaban dando saltos hasta hundirse al fin.

    Ganaba aquel que conseguia que la piedra diera mas saltos sobre el agua.

    A veces llegaban a dar cinco, seis o incluso siete saltos... Todo dependia de la habilidad, y la fuerza, al tirar la piedra de manera muy en paralelo al cauce.

    un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  21. (La pena es que alguna de aquellas piedras no le diera al tal Modoff ese en plena frente)

    Ay, que no, que no se pueden desear esas cosas malas, que lo retiro, que lo retiro...

    Ya quisiera yo tener al Madoff ese a tiro...

    ResponderEliminar
  22. Antiqva,
    así que ese era el truco, tirar en paralelo al cauce...

    pues yo soy más mala, o sea mucho peor que tú, a mi me gustaría que se lo devorasen los tiburones y las harpías que le bailaron el agua durante tanto tiempo y que luego un tsunami se llevase a todos los tiburones y todas las harpías...

    Un beso.

    ResponderEliminar