14.12.08

Sr. Bell

Pasarás el invierno lejos de casa. Ella está recogiendo el calendario, los ojos que miran los días, los labios que pronuncian un oh de asombro. Lo que un día es un susto acaba por convertirse en rutina esperada. Las palabras quisquillosas suben por la espalda y llegan a la nuca, y ahí se detienen cautivas de sí mismas. Silencios que intimidan más que las palabras. A veces solo somos el sueño de unos ojos ciegos. Grabo tu ceguera con mi lengua cincel, eleva los párpados o bájalos hacia mí, justo aquí, corazón negro y aquí corazón piedra, recorté estas palabras del poema para ti, para dejártelas aquí, mientras ella recoge los días, y el Sr. Bell se acerca todas las noches. Estoy aquí. Sí, estás ahi. Que sepas que estoy aquí. Sí, sé que estás ahí.
Aquí te dejo mis palabras. Buenas noches, Sr. Bell. No estoy sorda. Incluso a veces oigo las palabras del silencio, las quisquillosas, porque quien llama tanto a mis oídos, aunque no hable, es un grito de soledad. Su silencio taladra mi punteado corazón, otra palabra que saco de mi poema. A este paso me quedo sin poema.
Mi poema de hoy para vos, Sr. Bell, para que le pongas voz.

19 comentarios:

  1. ohhhhh

    Su Bli Me!!!!

    anestesiado señor Bell

    dime que llegarás a leer

    esta belleza de poema

    que ni mereces ni enfrentas.

    Hay seres que chupan el corazón

    como serpientes frías de pasión.

    Óptimo,me lo llevo

    Besos

    ResponderEliminar
  2. (que la voz sea un estuche de gemas)

    Y luego coincidencias.

    Besos, Sea Urchin

    ResponderEliminar
  3. El Sr. Bell paralizado. No creo que de voz a sus miedos.

    buen día

    ResponderEliminar
  4. Ding-dong I hear them bell,
    they yell and cry an empty song.
    I wish I hadn't hear them come.
    Ding-dong I know nothing 'bout you
    I'm glad it's not me
    for whom the bell tolls.

    (Lo de "...suben por la espalda y llegan a la nunca..." es impagable.)

    Cada vez sé poco más de vos.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ...oyes las palabras del silencio: eso es que llueve aquí dentro, que huele a tierra, por fin a cosas vivas...

    Precioso estado.

    Un beso.
    Codorníu

    ResponderEliminar
  6. mia,
    gracias por estos comentarios que siempre me dejas, hoy es como un dúo, tu voz unida a la mía.
    besos.


    Lena,
    estuche o la gema misma, igual que el silencio, una cajita de resonancias y de pura coincidencia.
    Besos.


    Olvido,
    ...nunca se sabe...
    besos.


    Leo del Mar,
    como un libro abierto,
    como huellas sobre la arena.
    ...menos mal que nadie me pagará.
    Besos.


    Codorníu,
    olor a tierra, a silencio y a algo más...
    no creas en una apariencia de precioso estado.
    Pero me gusta que lo veas así.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. leo del mar,
    jaja...ya me extrañaba... ,acabo de corregir el nunca de la nuca...

    ResponderEliminar
  8. buen post!!
    espero que le ponga voz...
    ;)

    bsos!!!

    ResponderEliminar
  9. Y en la Ciudad Sin Nombre suenan las campanas, y sus ondas le llevan al Sr. Bell tus palabras...

    ResponderEliminar
  10. Anti-Yp
    gracias por la visita y el comentario, mientras esperamos.
    besos.


    Malvada Bruja del Norte,
    Sí, eso me gustaría.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¿Cómo puede taladrar el silencio? Y, sin embargo, sé que lo hace. ¿Y a qué suena si es silencio? A todo lo que se piensa.

    Dulces besitos.

    ResponderEliminar
  12. (*,
    el silencio del que hablo hoy es como un silencio a dos, suena sobre todo a dudas, a horizonte abierto y puertas cerradas, a soledad de alguien,es como una llamada que por lo visto no quiere o ne se atreve a obtener respuesta, es un modo extraño de comunicación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Un estupendo relato que nos hace pensar....

    Las palabras del silencio, esas pequeñas agujas que se nos clavan en los lóbulos de las orejas, cuelgan como pendientes.
    Y pendientes quedan para algún día encontrar su verdadero sentido.

    Enhorabuena Alfaro.


    Un abrazo,


    Estel J.

    ResponderEliminar
  14. Joder, lo has cambiado de verdad, ¡si es todo un hallazgo! Pienso apoderarme de 'la nunca'. Con tu permiso y de quién ya sabes, claro.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Estel_Juliá,
    Gracias por tu comentario.
    Un beso.

    leo del mar,
    es un honor...coge el nunca de mi nuca, no necesitas permiso.
    Besos..

    ResponderEliminar
  16. Cómo ibas a quedarte sin poema si hay poesía por todas partes, entre silencios y ruidos, cegueras y luz, justo ahí, me llega tu voz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. gloria,
    al final el poema aparece hoy, algo cambiado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Escuchar los sonidos del silencio... me acuerdo de aquella impresionante canción de Simon y Garfunkel:

    Vieja amiga oscuridad
    otra vez quisiera hablar
    porque he tenido nuevamente
    una vision que suavemente
    iba cambiando mi manera de pensar.
    La oigo hablar,
    la escucho en el silencio.

    Lo has bordao, querida Alfaro.

    Un besote

    ResponderEliminar
  19. Ichiara,
    no sabía esta letra de Simon y garfunkel y me gusta, escucho en el silencio...
    Gracias por reaparecer
    besos.

    ResponderEliminar