29.12.08

La mirada

¿Y de qué hablaré si te niego los días? He deslizado las sábanas de los fantasmas, no eran dioses ni héroes, solo eran hombres tristes. Les he cerrado el paso tal y como me dijiste. Cubro las cuencas de mis ojos con aire. Desnuda mi voz, ya nada me importa. Cuando te oigo imagino tu lengua como de trapo sobre mí, el mismo trapo de sábana que cubría a los fantasmas.
Desde que ella se fue la realidad es demasiado lineal, falta el aire de su voz y me ahogo en cada nacimiento de cada palabra. Aunque sellaras mi boca ella hablaría por mí a través de mi frío. Aunque me pongas trampas y las hagas, ya nada importa porque ya no tiemblo si pienso en ti. Si pienso en ti tirito de frío, hasta ser nieve, y como un fantasma más me quedo quieta, muy quieta, observando el próximo vuelo del halcón.
Miro tu vuelo. Niego mi vista a tus ojos.

El halcón se ha mirado en el espejo y ahora solo deseo que me cante su canción triste.

18 comentarios:

  1. Tus palabras, Alfaro, siempre me dejan con la duda... Veo un amor que se anhela y al mismo tiempo se rechaza.

    Yo escuché ayer la canción del halcón, y no era triste. Pero, seguramente no era el mismo halcón.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Hubo una vez un Sí y un No columpiádose al mismo tiempo en las horas. Cuando el Sí avanzaba, las sábanas cubrían los muebles para evitar que se estropearan, y las arañas se empleaban a fondo en capturar pequeños misterios para tejer noches albas. El No al contrario, retrocedía, asustado... para coger, sin embargo, impulso. Casi no se le oía...
    Cuando el trastonado No pensaba que todo estaba perdido, se cruzaba con el Sí, del que colgaban preciosos adornos como de seda, pespuntados por aquellas arañitas que cobijaba en su seno. El No, vacío de todo, se columpiaba más fuerte aún que el Sí, que siempre venía de vuelta. Pero no lo sabía. Niguno sabía nada
    En fin, que...
    Me ha encantado tu texto. Y comparto la opinión de Antonio Castellón... hay palabras que van, mientras otras vienen.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. A mi me ha pasado
    en mis dias
    he extrañado a "Ella"

    besos

    M.

    ResponderEliminar
  4. Antonio,
    yo no conozco la canción de tu halcón, seguro que es como tú dices.
    Buenas noches.



    Lola,
    Gracias por el cuento metáfora, nadie sabe nada.
    Besos.


    Verbo,
    "Ella"... también observa el vuelo del halcón.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. "me ahogo en cada nacimiento de cada palabra" y, sin embargo, Alfaro, aunque sin aire, aunque tus palabras se amorataran de asfixia, acudo siempre a ellas para no sentirme hueca. Todos los vacíos que tú creas, son los que a mí me llenan. Creo que es porque me doy cuenta que tú sabes cómo darles nombre. Cada vez que no sé explicar lo que siento, lo encuentro entre estas palabras. Yo abro mi vista a tus ojos. Siempre.

    Dulces besitos.

    ResponderEliminar
  6. (*,
    me alegra mucho que lo que escribo llene algún otro espacio y no solo este vacío blanco.
    Yo no soy un halcón, huyo de los halcones y de todos los depredadores.
    así que juntas observaremos el vuelo del halcón.
    Gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  7. Bonitas palabras al tiempo pasado.

    ResponderEliminar
  8. A mi me gustan los fantasmas. No hay que espantarlos, sólo ayudarlos a resolver sus problemas. Cuando comprendan que los aceptas y que no tienen motivos para estar, se disiparán ellos solos.

    Un besazo y ¡feliz año nuevo!. Espero que venga cargado de nuevas experiencias :0)

    ResponderEliminar
  9. dada,
    aunque veas pasado no suelo escribir sobre él, aunque supongo que es algo que siempre está.



    Sombras en el corazón,

    los fantasmas a veces son divertidos, pero resultan cansinos,
    en momentos de soledad hacen compañia, pero prefiero estar sola, y como ya sabes nunca lo estoy, ya ves mi imaginación por dónde vuela.

    Lo mismo te deseo, además de nuevas que sean felices.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Parece ser un quiero pero no puedo...
    pero, ¿qué harás si le niegas los días? ;)

    cuidate

    ResponderEliminar
  11. Me gusta el significado que toman los sentidos en tus palabras. El frío que se descubre soledad y a la vez voz. La usencia que llena.

    Que un 2009 cálido nos deje más de estos relatos, poemas tuyos, que tanto dicen.

    Un abrazo Alfaro!

    ResponderEliminar
  12. Anti-yo
    hay preguntas cuya respuesta desconozco.
    Un beso.


    Cristina,
    Cada lector/a interpreta desde su punto de vista, a mí me gusta todo cuanto decís y todo lo doy por válido.
    Los textos donde aparece "Ella" se acaban, ya se han acabado, y de hecho ya no habla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Son aves majestuosas los lo halcones. Con sus alas extendidas planean reconociendo y a la caza van...pero, ¿ no serás tú la mano cetrera, que dueña de él, lo haces volver?
    El halcón jamás podrá cantarte tristezas porque es vida sin conciencia.
    Yo, te regalo una canción, pero no triste.¿La Tomas?
    Inuits

    ResponderEliminar
  14. Inuit,
    ¿majestuosos, eh?
    a veces, en el pueblo observo cómo vuela el milano y sí, es precioso su vuelo... y hasta me gusta observarlo, pero solo eso, que luego llega y se come a los pájaros pequeños.
    ¿Y dónde esta la canción, Inuit?
    Gracias, por la canción, iré a ver si la has dejado con las auroras.
    besos.

    ResponderEliminar
  15. Mejor a tu lado, ¿echar a volar? para qué, lo que no entiendo es por qué se fue ella, no lo entiendo.

    Me ha gustado muchísimo esta "mirada" Alfaro, y me ha costado aún más comentar, ya lo sabes.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Gloria,
    digamos que Ella se va por exigencias del guión.
    A vecs es difícil comentar aunque se entienda y se sienta...
    besos.

    ResponderEliminar
  17. "¿Y de qué hablaré si te niego los días?"

    De amor, por si nos oyen...

    ResponderEliminar
  18. Malvada bruja del Norte,
    los días que se niegan, precisamente,
    siempre son de amor...,
    y se callan para que no se oigan.
    un beso.

    ResponderEliminar