26.12.08

I

En el tiempo
los sonidos de tu voz
ojos que no se cierran

el cansancio no renegará de mi
y debajo de mis uñas
el dolor del fuego
convertido
en cristales

dónde habitas
felicidad
sin pasos

hablarán

hablarás
qué

12 comentarios:

  1. Duele el frío fuego acristalado bajo las uñas. Duele.
    Y, sin embargo, estamos vivos ... más allá incluso de las palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Madeja de palabras,
    a veces las que duelen son las palabras,
    un beso.

    ResponderEliminar
  3. qué, hablarán lo que tengan que hablar y la felicidad sigue sin aparecer, ¿será que no quiero verla?
    Ay Alfaro, ese qué parece tener eco, más allá del tiempo y los sonidos cotidianos.
    Ojos abiertos.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Gloria,
    qué será qué será,
    lo que es hoy
    no será mañana...
    pero los ojos y la voz permanecen a través del tiempo
    ellos hablarán,
    y tú?
    Hablarás?
    y si lo haces que hablarás?
    ¿permanecerá?
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Pues él por ejemplo podría decir que no tuvo la culpa, que no se elige, que las cosas cambian y que nada es para siempre…

    ResponderEliminar
  6. Podría pensar que el dolor del fuego es purificación, pero no deja de ser dolor.

    Besos Alfaro

    M.

    ResponderEliminar
  7. Parece que rechinan en mi boca los cristales de fuego de tus uñas, Alfaro...

    ResponderEliminar
  8. hay palabras que duelen... q se kedan clavadas incluso más profundas que los cristales q tienes bajo las uñas!!

    y lo peor es q aunke kieras hacer oidos sordos... esas palabras tiene eco.

    bsitos ;*

    ResponderEliminar
  9. Feliz postsolsticio.

    Tras la felicidad que esconde su calle y su número, vagamos todos.

    Dicen que es lo peor que se puede hacer; pues llega cuando estás de espaldas.

    Tenemos todo el año. Tal vez disimulando...

    Un beso,
    Pepe.
    (Creo que el Conventín está precioso. Si pasas cerca date una vuelta por mí. Rellenó mi alma de placer cuando lo vi)

    ResponderEliminar
  10. Olvido,
    esas palabras de decirlas alguien en este aire que respiro..., seguro que las diría yo.
    Un beso.


    Verbo,
    ¿y quién necesita purificación? nadie, todos somos sagrados, todos vivimos el mismo tiempo.
    De purificarnos que sea con la palabra.
    Un beso.

    Fusa,
    jaja.... para tu boca, la felicidad, los pasos..
    Un beso.


    anti-yo,
    Pues, sí hay palabras bastante más dolorosas que el dolor que puedan producir un cristal.
    Un beso.

    codorníu,
    procuraré no caminar de espaldas, me gusta ver las cosas venir, y el solsticio con más motivo...
    mejor no disimular.
    (¿conventín? sólo conozco un franciscano o algo parecido, no entiendo, no conozco nada de allí, volveré a ver...)
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Que hablen...que nos importa, lo verdaderamente importante es no desfallecer, ya sabes, la felicidad está en la resistencia.

    ResponderEliminar
  12. Malvada Bruja del norte,
    para nada me importa que hablen , sólo lo que hablan determinadas personas...
    y cierto, es muy importante resistir...
    Besos.

    ResponderEliminar