16.12.08

El quinto tejedor de sueños

Lo siento mucho, querido Albert, siento haberte privado de mi voz por una tontería, porque tú me has privado de tus ojos. Me has dado los ojos de todos excepto los tuyos. Cada ojo que me dabas era una punta de lanza sobre el silencio de las palabras, las que mienten y se estrellan antes de pronunciarse, porque nunca pueden decir cuanto queremos que sea dicho.
Deseo ser interespacial, amor, llegar donde nunca más puedas alcanzarme. Ya no hay hipotético caso. Con los detectives de Bolaño me lo paso mejor. Ahora sólo quiero dormir, y a ver cómo te las arreglas mientras paso este frío invierno lejos de casa.
Beso las uñas de tus pies, para no despertarte de los sueños que mañana contarás a otra.

Adiós al quinto tejedor de sueños. Una decepción. Lo dejo dormido en sus laureles.
A partir de ahora buscaré silenciosas tejedoras.

12 comentarios:

  1. Albert te ha de responder,

    mientras degusta

    besos sobre la uñas....

    de los pies...

    Tejedor tejedora

    buena se pone

    la historia...


    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  2. Yo también hago ese speech...

    Y trato de creermelo.

    Y me lo creo cinco segundos.

    Mi adiós es de utilería.

    Y me callo ya.

    (Estoy demasiado emocional para mi gusto...voy a tener que peirle prestada Burla a Paper Moon...)

    ResponderEliminar
  3. mia,
    los dormidos nunca se enteran de nada, ni de las pérdidas.
    besos.


    lena,
    dame rachas emocionales, sí, sí, de vez en cuando una buena racha emocional, aunque sea con esa máscara de Burla, pasaremos por Luna...
    besos.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que a este quinto le "pega" bastante ser tejedor de sueños si siempre anda dormido (soñando espero). Lástima que resultase decepcionante, lástima que no supiera abrir los ojos para apreciar lo que tenía delante, chica, una pena, pero que no vuelva.
    (ay no sé por qué me ha resultado tan antipático Albert, será que no es día...)

    Un abrazo Alfaro

    (mi frase favorita: "beso las uñas de tus pies, para no despertarte de los sueños que mañana contarás a otra")

    Y un beso, eso también.

    ResponderEliminar
  5. Gloria,
    las uñas, el extremo más extremo que tenemos, lo que menos sensibilidad tiene y quién va a besar uñas? algunos se las comen pero yo nunca me las he comido así que las beso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Alfaro.
    He llegado aquí por casualidad y no sé bien de qué va la historia, pero me ha gustado como escribes. Me quedo, de momento, con esta frase: "Deseo ser interespacial, amor, llegar donde nunca más puedas alcanzarme."

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Lo que probadamente hace daño, mejor alejarlo de uno.
    Aunque también tiene beneficios colaterales, como por ejemplo, este texto tan especial que nos pones :0)

    Un beso y ya te voy deseando Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  8. Antonio Castellón,
    bienvenido a esta ciudad, gracias por el comentario, elogioso,
    la verdad es que vaya una donde vaya siempre está al alcance.
    Saludos.


    Mª José,
    sí, mejor dejarlo pasar y/o alejarse,
    para la navidad soy de las que me pongo coraza para atravesarla y salir entera.
    pero te felicitaré las navidades, por supuesto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Estoy contigo, no hay nada como los detectives de Bolaño y las tejedoras. A estos Albert y leches hay que dejarlos que sigan durmiendo y soñando con ellos mismos, jajaja

    Muy bueno

    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Ichiara,
    y qué harán cuando se despierten y vean que están solos o solos entre ellos, rodeados solo de ellos mismos...
    no creas que es un juego de palabras, que no.
    besos.

    ResponderEliminar
  11. A veces las personas nos decepcionan...
    Albert deberá tejer su respuesta.

    Las tejedoras, esperamos su respuesta.

    ResponderEliminar
  12. Malvada bruja del Norte,
    las tejedoras tejeremos nuestros sueños, ya verás cuando empiece a contar los que están tejiendo...
    besos

    ResponderEliminar