20.12.08

El guaraní y el lenguaje binario

Yo siempre quise saber idiomas, muchos idiomas, incluido el guaraní. Más tarde cambié de opinión. Estudié las palabras que hablo y que escribo, son maravillosas, cómo van cambiando, cómo han ido transformándose, mezclándose con otras lenguas, cómo desaparecen algunas plabras y nacen otras. Soy lo suficientemente mayor para haber visto cómo llegó un lenguaje nuevo, llegó el primer ordenador a la universidad, el lenguaje binario, y ahí me perdí.
El guaraní me gusta, todas las tardes oigo las palabras que una mujer de manos heladas pronuncia, por eso amo el guaraní, por la felicidad con que ella lo pronuncia para mí. Ella es feliz. Cómo amo esa felicidad.
Con el lenguaje binario no sentí esa felicidad, lo vi frío, no me transmitía ninguna alegría, a simple vista. Sin embargo, también me gusta. Gracias a él escribo, y os leo y me leéis. Y esta noche os escribo lo que un él primario me ha ayudado a escribir. Recupero las palabras que ese él primario se lleva de mi lenguaje binario. No sé cómo explicarlo. Por deformación profesional, pondré un ejemplo:
Yo le escribo a mi amigo, y llega el otro y se apodera de nuestras palabras y las reescribe en su lenguaje primario. Yo las leo, las releo, me asombro, me emparadojo, me resfriego los ojos...exclamo: Oh, dioses, a mí. Los ladrones, los piratas, las cucarachas, las ratas que invaden mi barca. Los dioses me preguntan: ¿La barca primaria o la secunadaria?
Oh, me pierdo, no lo sé, ya no sé si soy binaria, si soy secundaria... En esto suena un ring, y otro ring, una noche y otra noche y otra..., me asusto. Estudio las palabras, las más primarias, las palabras primarias del ser primario. Alguien me las traduce a binario y las leo, las leo en primario y en binario, al fin lo entiendo. Hay un hombre en la noche que no es feliz. Hay un hombre en la luz del día que no es feliz. Quien dice un hombre dice una mujer. Ya no necesito a los dioses.
El lenguaje binario me da problemas, dios, esta cosa de lenguas, ¿Por qué yo hago cosas de lengua? Mi él, que es quien mejor me conoce, no sabe por qué a veces me da por hacer estas cosas de pensar en primario lo que es binario, y teme que se integre en la historia un terciario.
¿Cómo no voy a amar el guaraní de la mujer de las manos heladas? Es sencillo, van uniendo unas palabras a otras, y sobre todo es feliz. Ella no me lanza en la noche sus gritos de soledad.

Llegará enero y no habrá más ring en la noche. He traducido su soledad.

21 comentarios:

  1. Pero,pero,perooooooooooooo...Qué bonito que es para mí, pero qué filosofía tan bellamenete contada,p ero qué gracioso es y hermoso y cuánto se puede comentar y desenredar de la primariedad de tu binariedad. Pero qué inteligente es mi Alfaro.

    Auroras en primario, en secundario,en guaraní y en todos los idiomas que inventes.

    Un proverbio tibetano:

    La palabra debe ser vestida como una diosa y elevarse como un pájaro."..así es hoy para mí.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. inuit,
    un invierno con aurora boreal es un invierno iluminado...
    me alegra mucho que te guste esta entrada en especial espero llegar con ella al fin de..., a algún corazón ensombrecido...
    muchos besos, inuit, y mucha felicidad para estos días.

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé si he entendido, Alfaro, pero por si acaso me quedo con el guaraní, que me suena a nombre de pájaro.
    Y esto no sé si lo digo en primario o en binario, pero lo digo.

    Un saludo de viento (ahora sí).

    ResponderEliminar
  4. Antonio Castellón,
    el guaraní es la lengua que aún hoy se habla en Paraguay,
    ... a ver si lo has confundido con el guacamayo...y ese puede hablar cualquier cosa, no?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Alfaro, por la aclaración. Ya sabía que el 'guaraní' es paraguayo, pero no me negarás que tiene nombre de pájaro; y no lo digo por el guacamayo. No sé por qué, pero cuando oigo 'guaraní' pienso en un ave, que además me recuerda en su forma al pájaro quetzal.
    Cosas de la imaginación.

    Me gustaría que te refirieras a mí simplemente como 'Antonio'. El apellido sobra, creo.

    Un saludo, y perdona mi pesadez. La próxima vez seré ligero como el pájaro guaraní, que me acabo de inventar.

    ResponderEliminar
  6. Amiga mía, te me has adelantado con el cuento. Y lo escribes mejor de lo que yo puedo.
    pd. no te obsesiones.
    un abrazo y trillones de besos

    ResponderEliminar
  7. Mi querido pepe, nunca será lo mismo con tus palabras..., será como una variación pero a lo grande...
    besos

    ResponderEliminar
  8. Antonio,
    sí, es que la palabra guaraní es muy musical y sólo le falta echar a volar, lo que casi has conseguido con tu invento del pájaro... sigue inventando... quizá logres que la ciudad vuele.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Querida alfaro:
    te leo y pienso. Vulevo a leer y vuelvo a pensar... Y vuelvo a leerte en esta entrada llena de sentido común, de imaginación, de ... Es preciosa, alfaro; es preciosa. Es, tal vez, la madre de todas las entradas. Y mis excusas para las otras, que son también extraordinarias.
    Cuánta belleza, cuánta sensatez, cuánta imaginación, cuánta sencillez, cuánta humanidad...
    Una entrada a escala humana. Humanismo, le llamaban.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Lola,
    que una humanista como tú me lo diga tiene muchísimo valor.
    La entrada es hija de la necesidad, por decirlo de alguna manera, desde otro punto de vista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es una entrada muy bonita, alfaro; es bella. Y sobre todo muy enternecedora.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Codorníu,
    gracias, me alegro que te haya gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. 0 y 1. 1 y 0. 0 y 0. 1 y 1.Como todos los lenguajes son hermosos e infinitos. Preciosa reflexión bajo preciosas letras, Alfaro. El guaraní (que jamás he oído hablar), creo que además del recién pájaro ideado por Antonio, es un río paraguayo donde tomó el nombre el idioma.

    Te deseo lo mejor para estos días (y los siguientes).

    ResponderEliminar
  14. muy bonito.... y esta vez me quedé sin palabras..................

    ;)

    ResponderEliminar
  15. Daniel Damián,
    es la última lengua desconocida, para mí, que ha llegado a mis oídos y me gusta ese nombre gua-ra-ní, al oído prefiero el francés o el italiano.
    Gracias por la visita y el comentario.
    Y lo mismo te deseo yo también para estos días.


    Anti-Yo
    recupéralas, las palabras, porque ideas no te faltan...y tendrás que escribirlas.
    un beso.

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias por tu visita, Alfaro, y por tus buenos deseos, incluso a pesar de tus reticencias a estos días.
    No sé si utilizo un lenguaje primario, secundario o terciario (binario, aunque lo desconozca, seguro, de lo contrario no podríamos hablarnos), pero ahora sólo quiero decirte cuánto me ha gustado acompañarte, leer tus casi diarios poemas, y que me acompañaras en estos meses.
    Como te he dicho en las Amapolas, te deseo lo mejor, para estos días y, sobre todo, para los que vendrán, siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Querida Bel:
    sí que ha sido un placer compartir contigo lecturas y tantas palabras y tantos silencios que hay siempre entre la hojarasca de este bosque tan inmenso que es el mundo de las palabras.
    Un auténtico placer, Bel, las palabras serán lo último que nos abandonarán aunque no se escriban.
    Gracias por esas amapolas, tan hermosas siempre y siempre tan frágiles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Pues Antiqva, torpe con los idiomas, preferiria -si llegara el caso- saber la lengua de los gatos, o de los pajaros...

    Un abrazo, Alfaro

    ResponderEliminar
  19. antiqva,
    sí, pero ¿y cuando toque vivir entre los humanos-humanos?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Y sí, el lenguaje primario sirve para comunicar, y el binario nos ayuda a comunicarnos.

    Me encantó, lo leí dos veces, una con una sonrisa y la otra con una sonrisa y moviendo los pies...Esta Alfaro es una GENIA.

    ResponderEliminar
  21. malvada bruja del Norte,
    si supieras el origen de esta entrada... no nos sonreiríamos,sólo moverías los pies de impaciencia, pero como no lo sabes y como ya me he distanciado y ya he empezado a olvidar, me uno a ti y me sonrío contigo, y hasta me reiría...
    Quizá lo único importante es la comunicación, sea en binario, en primario o en silencosísima nocturnidad...
    besos

    ResponderEliminar