26.11.08

Tanto de

1
Reinventar la historia personal
el viento
lo arrastra todo
a mí
no

reinvéntame
verdad
media verdad

¿con qué construyes
las palabras?

tanto de hiel tanto
de sueños tanto de
vacío
¿con cuánto de
mis palabras?

2
si el viento me hubiera arrastrado de mi
interior a tu piel y tú
lo hubieras sentido
como si hubieras estado
esperando
esperando qué

si me hubieras arrastrado hacia
cualquier costa interior donde pudiera
cerrar los ojos sin miedo y abrirlos
sin miedo

3
mensajes
vacío lleno
de números que deja
la vida de todos

llegan los hielos
por fuera
seré como

tanto
de
...

roca

23 comentarios:

  1. Hay tantísimo en lo que escribes, Alfaro,
    que me cuestan las palabras.
    Hay cosas que dicen los silencios y los ojos.
    Yo te leo en silencio,
    te releo silencio,
    me paseo dentro del verso,
    me siento,
    miro...

    (Yo necesito tiempo para algo que quiero hacer. Leer todos y escribir de todos. Hay varios libros aquí).

    Leo y el pecho se llena de aire.
    Siento algo parecido a la ansiedad.
    Pero no me dan ganas de fumar, de buscar un lexatin, o de huir.
    Me dan ganas de seguir leyendo(te).

    Agradecerte mil veces siempre que abras al erizo y dejes ver sus lenguas.

    Agradecerte mil veces siempre que le permitas al viento arrastrar tu interior hacia la piel de los que te leemos.

    Abrazo inmenso esta mañana, Sea Urchin...

    ResponderEliminar
  2. Me dejas....

    como si de pronto

    aquello de ordenar

    el cerebro

    y recomponer

    ideas rotas

    resurgiera fuera

    del tiempo,

    y el tiempo amargo

    y frío,se convirtiera

    en esta cesta

    de rosas,entre

    ilusiones rotas

    e ideas sublimemente

    rescatadas...con

    palabras

    recuperadas,muy

    bellamente...

    ♥♥♥besos♥♥♥

    ResponderEliminar
  3. Me dejastes pensando en qué llega primero a la mente:
    * la idea, o la palabra,
    * el concepto o la palabra,

    y como se van cuajando, formando o tejiendo en mi mente, su formación, es algo así como una gestación (feto y vientre).

    Veo La Roca.

    ¿Será una gran roca, a la cual yo le tenga que ir dando forma con algún taladro, martillo o cincel?

    Me ha gustado pensar en éstos detalles, mucho, así voy llenando mi mente de muebles.

    Besos ♥

    M.

    ResponderEliminar
  4. La dureza apenas una propiedad que se deshace.
    Números de algo indefinido
    aunque se tienda a lo correlativo
    Tanto, el que se apunta quien juega
    El viento no puede con las rocas
    pero, créeme, las horada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. lena,
    gracias, jaja...lexatin, en una época que estaba enferma y medio apijotada al médico no se le ocurrió otra cosa que recetármelo, menos mal que no me lo tomé porque yo no tenía ansiedad, hasta que descubrieron que era otra cosa.
    Pues eso, que gracias por el coemntario en una mañana tan gris, fría y lluviosa.
    besinos.


    mia,
    ¿esto es un peoma? así me lo parece, recógelo y publícalo entre tus lirios.
    besisnos.


    Verbo,
    ya Sócrates y Platón y los que llegaron después se preguntaban eso, pero qué más nos da,
    no amuebles demasiado, deja espacio para el aire...
    besinos.


    Olvido,
    a veces quisiera ser como una roca, a la que nada ni el viento horadase,
    la vida de alguien te deja un número o varios, piensa cuántos números tienes de cada persona que conoces, aunque no puedas reducirla a números, parte de su vacío tiene números, por no hablar de los números desconocidos que no sabes a quién pertenecen, números sin rostro.
    besinos.

    ResponderEliminar
  6. Reinventame verdad.. media verdad!!! Creo que a veces nos reinvetamos cuando lo necesitamos y con las armas que estan mas cerca... el viento.. las rocas... las palabras.. los números!!! Eso de reinveintarse... esta bueno!!! Quiero me disculpes mi ignorancia como diria BORGES.. lo he entendido asi... es suficiente??? Fue bueno para mi... y eso es lo que me gusta!!! Besos cielo.. llenos de luz para este día!!!

    ResponderEliminar
  7. SOL,
    es más que suficiente.
    ..y otras nos reinventan...
    besos.

    ResponderEliminar
  8. Creéme Alfaro, tú dejas en mí muchas cosas pero no vacío, no hielo, no rocas... Abro los ojos sin miedo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. gloria,
    me alegra un montón que tú no te lleves el vacío, ni la roca, ni el hielo..., está bien poder abrir los ojos sin más, yo llevo dos días "presa" de un ataque de estos de pánico y no puedo escribir, hasta que se me pase...
    besos

    ResponderEliminar
  10. Me encantaría tener la frase perfecta para liberarte de ese pánico querida Alfaro pero no la encuentro, lo único que encuentro es lo mucho que me regalas cada vez que me asomo a esa ciudad que no tiene nombre pero que tiene alma... pero te entiendo, esperando paciente, no hay prisa, y cuando escribas aquí estaré para leerte con la mayor de las pasiones.
    Muchos besinos.

    ResponderEliminar
  11. Casi que no me atrevo a comentar.
    Me hace pensar en un libro sagrado, por la críptico que es. Sólo los iniciados se le revela en toda su dimensión el mundo que expresas.
    Hay fechas como losas, vientos que nada arrastran..pero tú, sin conocerte, jamás serás piedra porque tu materia densa es,ante todo, espíritu en las letras. Si alguna vez fueses piedra, tendrías la propiedad de atesorar la sabiduría silenciada de milenios.
    Hay fechas...
    Inuits

    ResponderEliminar
  12. inuit,
    pues no es sagrado, entre nosotras, es una chorrada más de tantas que hay por el mundo...
    pero gracias, mi querida inuit,hay fechas y más números aún que las fechas...debí estudiar matemáticas, de las puras, de las exactas por lo que me relajan los números, además con lo que a mí me gustaron siempre las mate...
    besos.

    ResponderEliminar
  13. Hoy es profunda, reinvertarte, o volver a dibujarte borrando las etiquetas que otr@s prendieron de tí, pero que tu sabes que no eres así.

    Y te hieren, y duele, y te recoges en tí como una semilla para transformate en roca.

    ResponderEliminar
  14. Malvada Bruja del Norte,
    qué bien y preciosamente lo has transformado, me encanta, me gusta lo que has escrito, lo mío en cambio no.
    besos.

    ResponderEliminar
  15. buen texto! reinventarse a veces es algo que se hace sin pensar. Otras, en cambio, es una necesidad.

    Salu2

    ResponderEliminar
  16. Alfaro, me dejas que no sé, esperando qué, luchando contra el viento, pero me gana, contando números hasta ver cuánto soy capaz de resistir, ydentro hay un hueco del que no se saca nada.
    Espero que pase pronto este ataque de pánico. Que estos dulces besitos contribuyan, por lo menos, a una sonrisa. :)

    ResponderEliminar
  17. Anti-Yo,
    sí.de vez en cuando conviene reinventarse.
    Gracias. Saludos.


    (*,
    el pánico es solo un modo de hablar.
    Ahora mismo paso a leerte.
    un beso.

    ResponderEliminar
  18. Se nota en tus versos que el temporal azota los puertos del Cantábrico. Mi comentario trata de asirse al palo mayor, pero no acierta a llegar. Este poema se cubre y se descubre por las olas que brincan la cubierta. ¿Dónde estará el palo mayor?, me pregunto mientras voy rebotando de babor a estribor.

    Elocuente silencio el que sale de los huecos entre los versos.

    Procuraré no perder nunca el Norte.
    Un beso,
    Pepe.

    ResponderEliminar
  19. Codorníu,
    jajaja...sí, un gran temporal azota, tampoco yo sé dónde estará el palo mayor.
    Si pierdes el Norte, luego tendrás que caminar mirando el cielo y que esté despejado por eso de guiarse por las estrellas.
    Gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Cuántas cosas abrigas entre estos hielos y aristas. La leo, la releo, la vuelvo a leer y sabe a mar en la distancia, a horizonte, a piel, a escamas, a letras en una botella.
    Aprovecho para decir que también me han encantdo leer estso comentarios tan elaborados, tan llenos que condensa esta entrada.

    Qué maravilla de letras... qué maravilla de personas.
    Bss

    ResponderEliminar
  21. Madeja de palabras,
    cuánta razón tienes, siempre lo he pensado que hay más poesía en los comentarios que en las propias entradas...
    besos.

    ResponderEliminar
  22. Suena bonito reinventar con qué palabras, con qué sentidos. Si fuera cierto, y tan fácil elaborar la receta: tantos gramos de ésto, un chorro de lo otro, un meneo, al horno y le voila, un mundo nuevo ante los ojos.

    Sin embargo, llegan los hielos y el pastel no sube.

    Besitos, y como siempre, un placer pasear por esta ciudad.

    ResponderEliminar
  23. Ichiara,
    reinventar... como borrar y volver a empezar,
    pero sin pasteles por eso del frío.
    Besos.

    ResponderEliminar