22.11.08

Medieval

He comenzado a volar y los pájaros están lejos. No son mis símbolos los pájaros, ni las mariposas, ni las luciérnagas. No tengo símbolos, huyo de ellos y algunos me han cercado en el silencio.
Me estás convirtiendo en ella. Ella me está dando un simbolismo que no sé nombrar, el que arranca las pestañas y quema los labios, el que te deja sin lengua y sin besos, el que corta, y quiero verlo traducido, plis. Al más puro estilo medieval y sobre la nieve.
Y sobre la nieve qué.
(Para Nieves 'ico')

13 comentarios:

  1. Pertubador texto, terrible, desasosegante, espléndido. Al más puro estilo medieval ¿una gota de sangre pisoteada?
    Un abrazo, querida Alfaro.

    ResponderEliminar
  2. bel.
    tenía la continuación, pero desde ayer dándole vueltas, quité la flor y puse el interrogativo,
    lo dejo para otro post,las dos variantes:
    sobre la nieve una flor
    sobre la nieve tu voz
    ¿no es preciosa una flor sobre la nieve, que sobre la nieve pueda crecer una flor? ¿o sobre el simbolismo de la nieve pueda haber una voz?
    Ya veremos...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Genial .. es verdad alfaro.. puede ser bello casi increible que sobre la nieve se asoma algo tan bello como una flor... yque puede significar mucho no?? Besotes llenos de luz-- feliz finde!!

    ResponderEliminar
  4. Dos cositas interesantes:

    1. Los símbolos me han cercado.
    2. Me estás convirtiendo en ella.

    ¡¡Me encantó!! tal parece que nombrar, o colocar(nos) un símbolo es como un sello y un destino.

    Y por otro lado, ése me estás convirtiendo, implica un dejarse moldear por alguien externo
    a nuestras propias vidas.

    Tremendo, me gustó.

    Un beso ♥

    M.

    ResponderEliminar
  5. SOL,
    gracias por tu luz de sol a esta tarde noche nublada y lluviosa.
    besos.

    Verbo,
    sí, M. un símbolo es como un sello, pero no un destino.
    Y todo lo externo de alguna manera modela nuestras vidas, queramos o no, depende de la dureza de nuestro caparazón exterior y de lo moldeable que sea nuestro interior.
    Gracias, y besos.

    ResponderEliminar
  6. A ver, Alfaro, amiga... pues a mí me gusta así como está. Me parece que el final es perfecto. Da pie al lector (y al amigo/a) a encadenar lo suyo con lo que tú reservas como un vino especial para la cena de Nochebuena (hablando de símbolos, jeje...) para compartir con todos nosotros.
    "Y sobre la nieve qué", es una invitación, una mano, un puente, una salida...
    Repito: lo encuentro redondo.
    Ah, y muy blanco.

    Un beso, y descansa, que te veo muy híper.

    Codorníu

    ResponderEliminar
  7. Sobre la nieve... podría proponer unos pies descalzos (sentirán el calor del frío). Pero hoy huiré de los símbolos, de las metáforas, de las sinestesias -hasta de las madejas- y me quedaré con el vuelo libre de un saludo que nace aquí para viajar ahí. Sí, ahí justo donde tú estás. Con o sin pájaros.

    ResponderEliminar
  8. Codorníu,
    gracias por por el comentario-consejo.
    Si un día escribiéramos sobre las peleas con las palabras, aunque a veces lo hago.
    ¿Me ves muy híper? jajaja...,¿no me verás con el carrito del híper?
    besos.


    Madeja de palabras,
    qué precioso, pies descalzos para sentir el calor del frío..., apúntalo, no lo pierdas.
    besos.

    ResponderEliminar
  9. Dicen que volar es muy bueno. Algunos vuelan en sueños, yo jamás volé, pero si dicen que se vuela, me lo creo. Sobre la nieve todo resalta, en el blanco todo.El blanco es el color de los blogs de los ecritores.
    En la nieve.... cada una de las letras que luego volarán.
    Inuits

    ResponderEliminar
  10. Y sobre la nieve qué... Soy de las que prefiere este final, más elíptico.

    Sobre la nieve qué, sobre la nieve el Nuevo Tejedor de Sueños...

    ResponderEliminar
  11. inuit,
    ¿no has volado en sueños? creételo, porque yo sí volé, cuando había algún peligro levitaba, y veía cómo quedaban abajo los tendidos eléctricos, y cuando el peligro desaparecía bajaba.
    Sin embargo, tengo que llevarte la contraria en los colores, algunos escriben sobre negro, otros sobre rojo, otros sobre verde, no hay color. ¿O has hecho un estudio estadístico? entonces me callo.
    Qué precioso letras para volar..., me encanta esto, inuit.
    besos.


    Malvada Bruja del Norte,
    sí, hasta ya me habéis convencido, y qué suerte haber cambiado el final porque tampoco yo estaba tan segura.
    Gracias, en cantidad.
    besos

    ResponderEliminar
  12. No sé qué me gustan más si tus poemas o tus textos, porque tanto unos como otros me dejan con un aturdimiento tal que ahora mismo me siento libélula en la nieve, tiritando de frío y esperando el verano que es donde me correspondería estar... No me hagas caso.
    Besos (me encanta)

    ResponderEliminar
  13. gloria,
    pues el de hoy no te gustará nada, menos mal que has empezado por él,
    a mí el otoño me encanta y el invierno también...
    besos.

    ResponderEliminar