16.11.08

Lo imposible

¿Cómo puedes ser tan infantil y tan tonta? Que no tienes bastantes cosas por las que llorar para ponerte a lagrimear por haber perdido un libro. Qué media hora de angustia, y a las tantas de la noche.
Hacer de un objeto parte importante de una no está nada bien.
Cuando veo amapolas pienso en Georges Bataille, en Lo imposible. Cuando Bel llegó con su campo de Amapolas en octubre pensé en Bataille, en Lo imposible. Por la tarde leo un poema de J.M. Ariño dedicado a Georges Bataille y me he quedado muy sorprendida. En cuanto puedo, a estas horas de la noche, me pongo a buscar Lo imposible. Entre sus novelas, nada. No puede ser. Leo, releo los lomos de los libros, voy al apartado de ensayo, nada. Finalmente busco en el fichero y allí está la ficha. Vuelvo a mirar. Despierto a todos, me falta Lo imposible de G. Bataille, casi que estoy llorando. Claro, das libros, los dejas y no te los devuelven, me dicen. No. No. Estoy segura de que yo ese libro no lo he dejado. Me lo regaló J.R. Un día tengo que escribir de ti, J.R., tengo que ir al fondo de mi corazón y sacarte de ahí. Ya desconsolada, miro entre los libros de poesía francesa, y lo encuentro. Hace años que no lo cojo, que no lo manoseo. Pero no quiero volver a leerlo. Sólo quería verlo, tenerlo en mis manos, ojear alguna palabra. Vuelvo a dejarlo donde estaba, en su sitio. Quizá no sea su sitio el apartado de poesía, ya que lo busqué entre la narrativa y en el ensayo, sin embargo siempre lo consideré un libro de poesía. A veces es difícil deslindar los géneros.
Ahí lo dejo, una de esas llaves que tantas puertas ha abierto.

14 comentarios:

  1. ¡Cómo me gusta esta Alfaro que entiendo tan bien!
    Yo también lloraba por cualquier cosa. De mayor me fastidia esa forma de ser, son bobas,pero es que Inuit no dejó jamás de soñar bobadas, de ahogarse en bobadas y llorar bobadas.
    Ves, como yo sabía.... Un día que empecé a escribir de ti.... que vivías en un gran Faro con una larguísima escalera de caracol y la estancia con libros de colores. Me faltó definir el color de la poesía,del ensayo,de la novelas, de las biografías, de las de historia.... y de los cuentos infantiles de la tienda del payaso(creo que ese hubiesen sido un arco iris).
    Inuits

    ResponderEliminar
  2. Cuando he leído el primer parrafito me he quedado sin saber qué decir. Iba a comentar que yo, oye, depende de qué libro, si lo perdiera, lloraría como una tonta y como una infantil. Menos mal que esas palabras no eran tuyas, claro que entonces yo no lo sabía.

    Leí en un libro de Martín Gaite, que una chica dejaba sus libros y los regalaba y dejaba que siguieran su curso, que no los ataba a ella. Pensé mucho en eso, en si era normal que yo no quisiera que escaparan de mí, que si era normal, amando la literatura, querer retenerlos. Y ahora dejo los libros pero pienso que no me los van a devolver y me entra un yo qué sé.

    Me he sonreído cuando he imaginado a todos durmiendo y a ti con los ojos cristalinos diciendo: me falta Lo imposible de G. Bataille.
    A ver quién entiende nada...
    Suerte que aquí nos dejas entrar al hilo mental anterior donde sale Bel, JM, JR (escribe de él, sí)...

    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  3. Eso te pasó por frejolera. Si hubieras contado con tu "colocador" de libros otro gallo te hubiera cantado. Y por supuesto que es POESÍA Lo imposible. Faltaría más.

    Luis Miguel

    ResponderEliminar
  4. inuit,
    qué buena eres, hubiera sido un arco iris opaco, de verdad, no por ti que lo describirías con tu propio colorido.
    besos


    fusa,
    sí esas palabras iniciales son mías, dichas a mí misma una vez que apareció el libro, claro.
    Sí, los desperté porque hice del libro una cuestión de vida o muerte espiritual, casi.
    No se deben abrir las cajas de Pandora, al menos no a destiempo.
    besos.

    Luis Miguel,
    mira hoy no pienso discutir, ni dios me hace discutir hoy, ya he discutido bastante.
    Besos y gracias por colocar mis libros para no perderlos.

    ResponderEliminar
  5. Qué rabia da cuando buscas un libro y no lo encuentras... Por cierto, me uno a las que quieren que hables de J.R....Mira que somos ¿eh?

    ResponderEliminar
  6. malvada bruja del norte,
    hay tareas imposibles, como el título de Georges Bataille, aunque él lo decía en otro sentido menos superficial.
    muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. Lloro y se que seguiré llorando por las mismas BOBADAS como decis vos... pero eso es señal que hay sensibilidad.. es bueno!!! Me aferro a mis libros con uñas y dientes, los abrazo por un largo rato cuando los termino .. y lloro cuando los presto y no recuerdo quien dejó mi biblioteca de ese aroma especial que me pertenecia!!! Besos llenos de luz cielo!!! Que comiences una linda semana!!

    ResponderEliminar
  8. I: No puedo separarme de mis libros. No los dejo, prefiero regalarlos y despedirme de ellos para siempre.

    II: Desespero ante mi propio orden, porque se me olvidan mis razonamientos años después, descubro que pienso diferente a como pensaba y me asusto.

    III: Me encantaría leer sobre J.R., sobre todo si así sale del fondo de tu corazón. Ese lugar... (qué envidia de lugar)

    IV: No soporto mi orden, me desespera descubrir que pienso de forma diferente a como pensaba hace años, porque si no encuentro mis cosas es porque ahora las guardaría en otro sitio... Me asusta cambiar, pensar diferente, no quiero.

    V: Las llaves maestras no deben perderse. No está mal que una se apegue a llaves maestras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Alfaro, querida:
    Mucho que decir sobre esta entrada, pero antes sobre la anterior: Sí, créetelo.
    Mi corazón ha dado literalmente un salto al leer mi nombre en el tuyo junto al de Bataille y me muero de ganas de que me lo expliques... porque es un honor que pienses en mí y lo digas y lo escribas y porque aun habiendo leído y releído alguno de sus textos, no le leído Lo Imposible. Sí leí "El erotismo" "La experiencia interior", y sus novelas eróticas en aquellos años en que se pusieron de moda. Además, voy a confesar, ahora que estamos solas, que cuando estudiaba y algún trabajo me quedaba corto de bibliografía recurría siempre a Bataille y siempre siempre encontraba algún párrafo que se ajustaba perfectamente, porque sí, él, antes de que lo decretaran los posmodernos, ya sabía de ese no deslindar de géneros.
    Y pensando en Bataille y en tu llanto nocturno por el libro perdido, regalo también de alguien perdido, sospecho, te voy a confesar otra cosa. La otra noche, me desperté con unas frases retumbando en mis oídos, las estaba diciendo yo misma, eran unos versos, e hice algo que nunca había hecho. Me levanté medio sonámbula y los escribí. Sabía que debía hacerlo. Ahora sé por qué, eran para ti (Y Lo Imposible y Bataille):

    "Mis ojos no saben leer
    por qué
    quedó mi muerte
    prendida en tu cintura"

    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Es sabido que cuando uno presta el libro, el libro se enfada tanto que jamas vuelve a casa... La culpa es de los malditos libros, siempre tan pendencieros...

    Yo por eso, cuando me prestan algun libro, insisto de manera tajante que jamas lo devolvere...

    Lo que no se son las causas de que la gente, cada vez, me ponga mas pegas para dejarme algun libro...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  11. Gracias a ti por seguir por ahí, por tu mención, tu sinceridad y por esa insolente curiosidad que adoro...

    ResponderEliminar
  12. SOL,
    gracias, por tus buenos deseos y tu comentario..., creo que tod@s sufrimos por perder libros.
    besos.


    gloria,
    me encanta tu comentario, tan ordenadito, así no me perderé,
    yo ya no sé lo que quiero, pero ayer cuando pensé que había perdido el libro, qué disgusto...
    Es bueno cambiar, pensar diferente, ir dejando los días, los caminos, descubrir otros nuevos, traspasar fronteras, volar, más alto que ayer, refugiarnos en cuevas distintas según el paisaje que visitamos...
    la vida con todo su colorido y todos sus reflejos.
    beso.


    bel,
    la primera impresión que tuve con el nombre de tu blog, un campo de amapolas y plásticamente pensé en Bataille,en la imagen roja de las amapolas y su fragilidad, la belleza y su fin(final), fui a leerte y me encontré un texto sobre la infancia, lo perdido, y a Viriginia Woolf...Y esa impresión volvió cuando antes de irte colgaste un vídeo en que se veía un fuego, una madre con sus hijos, soy un desastre para los nombres...era poesía en las imágenes, en las palabras...
    es como si en tu blog encontrase siempre lo posible y lo imposible, la belleza sobre la oscuridad...

    y este poema que por cierto es precioso, habla de la mirada que no sabe ,no puede leer porque es imposible leer la muerte que va quedando y los ojos se quedarían ciegos
    ¿sabías que el padre de Bataille estaba ciego, murió ciego y abandonado, y su madre sufría épocas degraves depresiones?
    quizá por eso hable tanto de la ceguera, de lo que no podemos ver.

    Un abrazo fuerte, bel, y gracias por estos hermosos versos que me dejas aquí.

    ResponderEliminar
  13. Antiqva,
    qué risa, ya avisas, a mí no me dejes libros...
    de acuerdo, cuando me pidas un libro prestado, lo abro y te lo dedico...
    un beso.


    jimarino,
    ¿qué me dices? insolente curiosidad..., ya he sacado mi vena de insolencia contigo y tanto se ha notado que me lo dices, pues ya es irreparable, es la máscara que he escogido para estar contigo... cuánto lo siento.

    Te prometo que intentaré dejar de hacer de cabra contigo.

    Un abrazo y dos besines (así lo decimos en Asturias) a modo de disculpa, qué suerte hemos tenido tú y yo.

    ResponderEliminar
  14. jimarino, aparte están las erratas, quise decir "besinos", en asturiano.

    ResponderEliminar