23.11.08

Las reglas las rejas

Para protegerme
rompo
las rejas

juegas y
barajas
mis palabras hechicero
de la cueva
levantas huracanes y finges
maremotos

oculta y
enroscada sobre
mí lejos
el escenario
me pierdo en el
asombro en mi
torpeza para entender
el juego y sus reglas

no hay reglas
de juego
no hay
juego

si estás
haciendo
trampas me conviertes
en otra me
transformas sombra chinesca

observo
rompo

15 comentarios:

  1. Te leo.
    Copio el poema en Word y lo leo fuera de tu blog
    Te leo
    Cierro los ojos e intento saber que hay detrás del poema
    Un poema es un poema.
    A veces, un grito.
    A veces, un juego de un juego.
    Te leo

    ResponderEliminar
  2. Pedro(glup)

    Yo también he copiado cosas tuyas y de otros blogs que me gustan, cuando estoy sin conexión leo sólo lo que me gusta.

    Este poema es un poco raro, nadie lo entenderá me temo, pero no está escrito para que se entienda, me ha llevado mucho (mucho de todo)escribirlo,
    es un poema, es una respuesta, pero no es un juego,entendido como tal, si lo dices por la forma, es una forma rota, de roturas fuertes, es lo que se ve a simple vista... y es la forma que mejor le va, es la doblez del lenguaje...
    ¿asombro en mí o en mi torpeza? quizá ese sea el juego...bueno tendría mucho que decir, pero no digo más, no es el sitio, que cada uno haga y lea lo que quiera.

    ResponderEliminar
  3. Siento cada palabra como pedazos de esas rejas que previamente han sido rotas. Y están ahí, sobre el suelo, mientras tú sigues rompiendo para sentir la libertad. Qué grande el principio, Alfaro.

    Dulces besitos.

    ResponderEliminar
  4. (*,
    sí, luna, a veces las palabras se convierten en rejas y otras las rompen, sé que esto es un poco extraño pero las palabras por sí solas ya dicen ...
    besos.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, dicen por sí solas y hay que romperlas, comérselas o echárselas de comer a los perros. Las transformaciones interesantes son las interiores; las exteriores purito maquillaje.

    Iré poniendome al día si me dejan los que hacen las reglas.

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. ichiara,
    ... pero ya sabemos que un buen maquillaje hace mucho.
    Me alegro de tu regreso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a Pedro que ha hecho que tú nos hagas unos apuntes del poema.
    Hemos leído y seguimos leyendo y eso será la lectura.
    Inuits

    ResponderEliminar
  8. Bueno...el que lee interpreta a su manera, con sus vivencias y bajo su mirada y prisma interior. (Jejeje, con mucha razón a veces dices que lo que te comento, no lo has visto en tu texto...leo entre líneas, pero las brujas, ya sabes a veces estamos en nuestro mundo y no leemos del todo bien).

    La vida es el gran juego, en el que a veces no nos toca la mejor mano, o simplemente nos dejamos engañar por un "farol" de huracanes y maremotos. La protagonista decide romper el juego, no creerse el farol, no ser más una sombra chinesca, tal vez pase a la acción, como esta bruja malvada, pronosticó en tus anteriores posts :-)

    ResponderEliminar
  9. Inuit,
    pues, gracias a Pedro y a que tuve tiempo, porque fue el único comentario que respondí en ese momento.
    te cotillearé a ti sola, al oído, pero no lo digas: este poema es un poema que me persiguió durante un tiempo, y tuve que sentarme y dialogar con él para que se dejara escribir así, por eso me ha salido así de mal, bueno, parecido los otros que se le parecen.
    Muchos besos.


    Malvada Bruja del Norte:
    Yo más bien creo que las Brujas, sobre todo las malvadas, y más si son del Norte, interpretáis demasiado bien, que luego me paro a pensar tus comentarios y ... tiene razón la voz del Norte,
    Efectivamente, quizá, se trata de algún farol, quizá, como la baraja no es mía, aunque algo mío creo que tiene, y es que no me gusta nada ser una sombra, pero nada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Efectivamente no hay reglas porque las rompemos para no rompernos nosotros. Solo hay rumores que interpretamos, a menudo, en forma de rigurosa equivocación.
    Buenas noches Alfaro

    ResponderEliminar
  11. Olvido,
    sí que hay reglas, las vives toda la vida, las ves o no, quizá un día de repente las sufres como si fueran rejas, primero sirvieron para proteger, luego para protegerte tienes que romperlas,
    y luego están los rumores.

    ResponderEliminar
  12. A ver si me rompo ya de una vez... (qué mal hoy, perdona querida Alfaro)
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. gloria,
    Romperte tú? espera, espera déjanos coger e ir detrás rencomponiendo tus pedazos...
    es que está el día gris y llueve y hace mucho viento y la lluvia azota fuerte y es lunes...
    besos.

    ResponderEliminar
  14. ¿Y yo que creo que lo entiendo? ¿A ver si va a ser que entiendo lo que creo?
    Sospecho de que me parezca tan claro...
    Creo que es una bellísima elaboración poética de: "puesto que el otro no cumple las reglas que parecían implícitas, yo paso a hacer, muy legítimamente, lo que me da la gana."
    Perdona, Alfaro, si es un disparate de interpretación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Mi querida amiga,
    Más o menos, vas bien, por los laterales, pero no desencaminada, si juegan conmigo y yo desconozco el juego y las reglas, pues rompo las reglas,porque no se puede hacer otra cosa desde la torpeza y la ignorancia,
    y dónde nos movemos siempre? en el lenguaje,pues rompo también la forma de expresarlo porque me sienta mejor, y paso a jugar a mi manera con lo único que tengo que son las palabras, y creo que los versos, cada verso por sí solo se basta pero desde luego continúa en el siguiente...
    Bel, esto me ha llevado...
    Besos y buenas noches.

    ResponderEliminar