14.11.08

La cacería

Tengo la sensación de que un ojo pirata me está leyendo el alma. Es una sensación extraña acerca del saber y me lleva al recuerdo de un verano. En un comedor, en medio del ruido, mis ojos quedaron frente a unos ojos azules y en el momento supe que había comenzado la cacería. Como ahora, lejos del bosque.
Cuando estás lejos, oyes los dientes de las pirañas, el deslizarse de las serpientes y un frufrú misterioso que envuelve todos los demás sonidos. Soy la serpiente que intenta dormirse ovillada protegiendo su espacio y se ve fuera del bosque. Estoy tan ovillada que me creo protegida. Me da igual, siempre estoy mirando para otro lado y nada veré llegar.
Si tienes algo de tiempo, pasa de largo. No estoy en el bosque.

14 comentarios:

  1. Algo se ve siempre, aunque sea por el rabillo del ojo, creo.
    Si yo fuera la serpiente ovillada me creería protegida, pero mi propia forma en espiral me haría darme cuenta de que, en realidad, no lo estaría tanto. Creo.

    A mí las espirales siempre me han provocado mareos.

    Dulces besitos.

    ResponderEliminar
  2. (*,
    es que si tienes la cabeza hacia dentro ya no ves nada más que tu propia espiral...
    besos.

    ResponderEliminar
  3. Inuit no és, que tú ya sabes que ha sido muy corta en el descifrado de las pistas de la anterior entrada.
    En el polo hasta los perros tienen los ojos azules.
    Alfaro, que esto parecen Koans del zen y no hay manera de descifrarlos,
    hay que ser hermana mayor.
    Inuits

    ResponderEliminar
  4. inuit,
    no, no has sido tan corta...
    pero no tienes por qué descifrar...
    mira te lo reescribo y ya verás como no queda mal, con tus palabras:

    la serpiente ovillada, tipo zen, al moverse se encuentra con la mirada azul de un hermoso perro del polo norte...

    ahora continúalo tú...

    y no seas quejica, hermana pequeña. Hermanita, que me gusta más.

    ResponderEliminar
  5. Si estás cómoda así...aunque a veces ocurren cosas afuera. Pocas.
    Buenas noches

    ResponderEliminar
  6. olvido,
    estoy cómoda así, y probablemente también lo estaría afuera, pero ahora me gusta el enroscamiento, aquí también ocurren cosas al igual que afuera...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Y la bella carta continúa
    contradictoria
    antes era "búscame"
    ahora, "pasa de largo"
    secretos mensajes...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. bel,
    gracias por lo de bella carta..., ya sé que esa segunda persona te hace ver una carta...
    las cosas son lo que se lee en ese momento.
    besos.

    ResponderEliminar
  9. Quizas resulta que aqui estamos todos robandonos trocitos de almas, unos a otros, y ni siquiera nos damos cuenta...

    un abrazo, amiga y espero que el enroscamiento no te produzca alguna retorcedura de musculos, que luego duele...

    ResponderEliminar
  10. antiqva,
    sí antiqva, muchos trocitos por aquí y por allí, difícil será de descifrar tanto trocito desperdigado...
    no había caído en lo de las torceduras musculares...antiqva, siempre pendiente de todos los detalles...
    un beso.

    ResponderEliminar
  11. Pero cuando dejen de invadir tu bosque...vuelve a él. Y mira, paséate, recupera el espacio perdido.

    ResponderEliminar
  12. malvada bruja del norte,
    siempre se vuelve, aunque nos alejemos nunca nos vamos del todo.
    besos

    ResponderEliminar
  13. No puedo evitar detenerme Alfaro, no puedo pasar de largo.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. gloria,
    por supuesto no hace falta que pases de largo, puedes quedarte, enroscadita por si llega algún cazador...
    besos

    ResponderEliminar