9.11.08

Kayrós

A este lado del océano no hay bálsamos
soledad de alas
noche fría
de ocho de noviembre
niño
en aguas de estanque

enormes zancos para pasar
al otro lado del tiempo

con aquel niño

mi corazón de entonces
mis ojos
caídos sobre cualquier curva
nocturnos
enmudecidos

amanece
sol de noche.

14 comentarios:

  1. Hola, ¿cómo Obamos? Jeje...

    En serio: me asombra la facilidad que tienes para abrir la mano y que te salga volando un poema. Es que me quedo leyéndote y no se me pasa.

    Aunque ahora ando un poco desubicado. Mi ordenador sigue en la UVI, lo que he aprovechado para escribir en el otro blog (Taberna Lentiscal) desde casa de mis vecinos.

    Espero que todo vaya bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Buenas madrugadas, Pepe,
    esto de no dormir...
    parece que no obamos tan mal, no?
    Esto del poema no es cuestión de abrir la mano...aunque no sabría decirte qué se abre exactamente.
    Pues me iré a la taberna a visitarte y a estas horas.
    Un bso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  3. Alfaro... qué preciosidad de poema. Me mezcla muchas sensaciones dentro. Algunas son azules.
    Fulminate ese "amanece, sol de noche".
    Un abrazo, desde la mañana.

    ResponderEliminar
  4. Quién tuviera esos zancos. Y coger al niño del estanque y llevárselo al otro lado del tiempo.

    Qué preciosidad la imagen de Codorníu. No es exactamente así, Alfaro, pero desde aquí sí parece que abras la mano y salga un poema como una mariposa. Y las palabras vuelan en esta ciudad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Lola,
    qué amable siempre,
    otro abrazo lleno de sol.

    fusa,
    zancos para cruzar el tiempo,
    ya me gustaría abrir las manos y que salieran mariposas azules (de niña... recuerdo unas de color malva)y amarillas, apenas hay mariposas en las ciudades...
    Un beso y este sol...

    ResponderEliminar
  6. Me gusta lo de los zancos, porque me recuerda a los Gigantes y Cabezudos de fiesta de barrio, a niños, dulces y colores.

    Muy bien transmitidos las imágenes y los sentimientos.

    ResponderEliminar
  7. Es el momento justo Alfaro, es el tiempo de la Oportunidad, para coger los zancos y traspasar de lado. Dejar el chronos y tomar el Kayrós.
    Un beso enorme en una tarde de domingo soleado, como esa noche intemporal.

    ResponderEliminar
  8. malvada bruja del norte,
    pues sí, ellos también usaban zancos,
    eso de bien trasmitidos, más bien es que tú has sabido captar...
    un beso.


    gloria,
    Kayrós...creo que sólo existe en la intemporalidad, y aveces en la absoluta ceguera vamos a ver...
    un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hoy soñé con tanta agua y que me la quitaban para no poder nadar, con lo que me gusta,que me levanté con todo el agua por los ojos.
    Los estanques casi siempre estaban llenos de peces de colores y los zancos, qué miedo me daba que los que subían en ellos cayeran.
    Amanece y uno cree que las pesadillas desaparecen pero...
    Y los conejos en las paredes no paraban de mover sus orejas, pensé en hojas, pensé en avisos, pensé...
    Inuits

    ResponderEliminar
  10. inuit,
    jajaja...
    lo de los conejos, pero no te da pena? yo no puedo...,
    me voy dentro de media hora a vadear, sin zancos.
    besos.

    ResponderEliminar
  11. Me gusta la extrañeza
    ocho de noviembre
    niño, agua, ojos caidos sobre cualquier curva.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. olvido,
    el 8 de noviembre, de haber vivido, sería la fecha de un cumpleaños.
    Quizá algún logre escribir fuera de mí o desde fuera de mí, bah, tampoco quiero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Mi corazón de entonces...

    Sí que muta el corazón....

    Cierto.

    Rotundo.

    Com ese sol de noche.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. lena,
    sí, el corazón es como el sol, va cambiando tan lentamente que casi ni te enteras. A algunas personas no les cambia nunca. Otras veces cambia de golpe, como la llegada de un tornado.
    Un beso.

    ResponderEliminar