15.11.08

29

Buscábamos el paraíso
no lo dijimos nunca
pero sé que
lo buscamos

jamás lo encontramos
el paraíso
no se dejó encontrar

sin embargo sé que estuvo
muy cerca de
mí sobre mi sombra
los días de sol y hasta
las horas de lluvia

adelántate
quizá
bajo la suela de
tus zapatos

cuando no
pisas

12 comentarios:

  1. Vaya, tendre que pisar con mas cuidado, no sea que rompa algo de ese Paraiso...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. amtiqva,
    si tú te dedicas a buscar paraísos, cómo vas a romperlos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Eso es: "El paraíso no se dejó encontrar". En el fondo, sólo se hallaba en mi cabeza...

    Comprendo. He ahí la causa de que mi búsqueda de décadas fuese en vano. Herméticamente cerrado, se comportó conmigo. Incluso hoy, que lo sé; no lo sé.

    Gracias. Oírlo por enésima vez no estorba.

    Un beso.
    Codorníu

    ResponderEliminar
  4. codorníu,
    en tu cabeza? o en la planta de tus pies...
    tu búsqueda y la de muchos más, algunos dicen que es lo que nos queda de la infancia..., no nos resignamos a que no exista y seguimos buscando y/o esperando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Todos tenemos tanta necesidad de refugio!
    Auroraa en los paraísos intuidos o acariciados.

    ResponderEliminar
  6. inuit,
    por qué refugios andarás tú, suelo refugiarme en mí misma, ese es el mejor refugio siempre y las palabras, los demás suelen fallar.
    besos

    ResponderEliminar
  7. Los paraísos a veces se pierden, a veces no se dejan encontrar, sobre todo cuando tenemos que buscarlos junto a alguien.Tal vez, por eso me gustan los faros y las veletas...porque a veces temo perderme.

    ResponderEliminar
  8. Sé que nosotros también los buscábamos. Pero se nos fue tan lejos que a veces me parece imposible que alguna vez nos acercáramos.
    Quizá, sí, (qué preciosa imagen), está en sus zapatos cuando no pisa.

    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  9. malvada bruja del norte,
    tienes toda la razón, pero sucede que no siempre vivimos conforme a la razón.
    Las veletas te indican la dirección del viento y los faros tierra quizá necesites también una brújula.
    Besos.


    fusa,
    pismos demasiadas cosas... sin darnos cuenta si quiera.
    besos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Tan cerca? ¿ahí mismo? No sé si quiero encontrar el paraíso o quedarme en la búsqueda. Me asusta pensar que podré encontrarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Debería haber un paraíso a medida, bajo esas suelas, para cada uno. Y que cuando nos cruzáramos, los paraísos -ajenos al miedo- dejaran brotar cuanta exclamación posible deja construir el mensaje, sin medias tintas, sin medios paraísos.

    besitos alfaro

    ResponderEliminar
  12. gloria,
    no sé por qué los paraísos no suelen estar cerca y cuando estás buscándolos descubres que tampoco lejos.
    Ojalá lo encontraras, el tuyo, y nos lo contaras.
    besos

    Madeja de palabras,
    es que si no es a medida seguro que no es paraíso.
    besos

    ResponderEliminar