12.11.08

28

La serpiente enroscada
en un enorme ovillo

ningún sol la mueve

a pie de nota
están de cacería


ramas hojas hierba
mi saliva
me haré roedora

leña zarzas
no bastará con la saliva
mejor me haré cabra

cuando un paso es un mundo

la serpiente ovillada

heladas las rodillas
los muslos fríos

invierno prematuro
lejos del bosque

9 comentarios:

  1. Erizo Poeta...

    !No sabes lo que me gusta leerte!

    (miedo de las serpientes aovilladas o no aovilladas...)

    Acaricia mi alma un poema triste y bellamente resuelto...

    Besos Faro y Luz

    ResponderEliminar
  2. Uf! Mejor da el paso y hazte invisible (te presto un hechizo), pero no te conviertas en roedor ni hierba, para desaparecer...

    ResponderEliminar
  3. ...y el otro medio besito por aquí!

    (si por una de aquellas has recibido primero este, se recomienda entrar allí para completar el besito entero)

    Me encanta el comienzo. Esa serpiente enroscada, quieta, esperando al sol, mientras da comienzo la cacería. Tienes una capacidad de sugerir imágenes, cuando menos, inquietantes, y a la vez, tan hermosas y tan tristes... Que... que... ya sabes, es que me dejas sin palabras, metida ahí, en el mundo que creas con unos pocos versos, en ese invierno prematuro. Que... que... aquí me quedo, si no te importa, acurrucada como la serpiente, bajo tierra como el rodeor, pastando en la hierba helada como la cabra... Hasta que tenga algo mejor que decir.

    ResponderEliminar
  4. Alfarín, cari, lo que te decía el otro día del monte tiene que seguir en pie de alguna manera. Yo en esos terrenos me transformo especialmente. Y está mal que yo lo diga, pero si no lo digo yo nadie lo dirá. Sé bastante de culebras y morucas, sacaveras y demás. Hasta te puedo sujetar el bolso.

    ResponderEliminar
  5. lena,
    no es tan triste el poema, no?
    ¿no será que tú hoy estás un poco triste? Pues muy mal, mal, fuera tristezas...
    besos y luz.


    malvada bruja del norte,
    ay, sí hechizos,palabras, necesito muchas palabras con hechizos o sin ellos, pero palabras
    nada desaparece, no te preocupes, simplemente nos transformamos...en otra cosa,
    besos.

    (*,
    tú también como lena, si no es triste...
    ¿por qué estaréis vosotras tristes?
    sí que apetece acurrucarse al lado de la serpiente, ovillada o aovillada(palabro de Lena) o corretear como hacen las cabras...
    besos.


    anónimo,
    que tu alfarín me llega al alma, pero no sabes que yo al bosque voy sin bolso?
    ¿sabes mucho de alimañas...
    besos, y sin bolso.

    ResponderEliminar
  6. Fíjate que a mí me parece de los menos tristes que he leído últimamente, será que grité tanto que llegó al bosque, y aunque las serpiente sigue en un ovillo, quizás se extienda no? o no, claro, si eres roedor te come!!! a no, entonces que se quede como está mejor.
    Me ha encantado Alfaro, como siempre gracias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues Antiqva estuvo paseando por los montes estos dias pasados y lucio un sol bellisimo... Y nos topamos con la "camisa" de una serpiente... Curioso, sin duda.

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  8. Estoy llegando por aquí y me gustó mucho. Seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
  9. Gloria,
    gritas,el bosque lo recoge todo, está lleno de gritos y de silencios y también de serpientes adormecidas y los roedores, algunos adormecidos, otros corriendo entre la hojarasca,
    nos quedaremos con los saltos de las cabras por eso de que la cabra tira pal monte...
    gracias, a ti, por venir y comentar siempre
    besos.


    Antiqva
    no hay nada mejor que irse al monte, se encuentra uno de todo...
    un beso.


    Jorge Arce,
    bienvenido a esta ciudad,
    gracias por la visita y sobre todo por dejarme el comentario.

    ResponderEliminar