15.9.08

El infinito es un cafre

Mira que estoy cafre estos días, todas las esquinas se me clavan y hasta los rincones parecen lanzar contra mí el aire silencioso que los llena. Hoy hasta se me ha perdido la música. Días ácidos repetidos, días de nada. Ella callada, ella callada mordiéndose todas las palabras en mí, mientras abre los caminos que nunca me atreveré a recorrer. Todos nos adentramos en el bosque pero ningún niño salió de la noche. Todos éramos niños en los días de sol y ramas verdes. Y ella llega, llega y abre las puertas, puertas al sol, al sol de los inviernos.

¿Quién tiene la palabra infinito? ¿Rellenas el vacío de sus espacios?
A mí me gusta el vacío de los espacios vacío.



14 comentarios:

  1. Vengo a esta ciudad donde se vive en el futuro (en mi mundo aún es domingo) y encuentro que mirar al vacío es mirar sin limites.
    Yo no sé cuanto es mucho, ni donde comenzar a medir,pero intuyo que es bueno guiarse por el latir del corazón.

    Como siempre me ha encantado.
    saludos del pasado ;)

    ResponderEliminar
  2. Buena idea esa de intentar llenar de vacios el infinito, pero primero tendras que encontrar la musica, porque en otro caso hacer ese trabajo tan digamos infinito va a resultar agotador.

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  3. Admás del encantador o tejedor de sueños o encantador tejedor de sueños, otro "personaje" que me gusta mucho que se repita es esta tercera persona femenina. Ese ella siempre cargado de delicadeza y distancia, pero una distancia extraña, ganas de ser reducida pero sin atreverse. Pueden o no coincidir todas esas terceras personas que digo, pero no me importa, porque tu voz y mis ganas de escucharla hace que ate cabos que seguramente no encajan. Como me decía Olvido, lo bueno de la lectura es que todos la hacemos nuestra.

    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  4. ¿Podrás prestarme la palabra infinito cuando la encuentres? También tengo demasiados caminos que me asustan y puede que esa palabra tenga parte de culpa.
    Un beso Alfaro

    ResponderEliminar
  5. Cristina,
    sí, mirar el vacío es mirar y vivir sin límites...
    yo tampoco sé de cantidades y estoy segura de que no hay un lugar dónde comenzar ni otro dónde terminar...
    yo hace tiempo que sólo le hago caso a mi "corazón"... así ando...calladita, como puedes ver.
    Ah, y abre la ventana del pasado y deja que entren nuevos aires y respira profundamente y con los ojos cerrados, es como hacerle caso al coarazón.
    muchos besos.


    Antiqva,
    empiezo a preguntarme si habrá algo que no acabe resultando agotador...
    Déjame agradecerte aquí la aclaración- explicación que me has dado, te agradezco mucho el detalle, Antiqva, eres un cielo de persona, aunque esto ya hace tiempo que lo sabía.
    Pues, eso, muchas gracias.
    Besos.


    fusa,
    ay,ay, la narradora fusa buscando la trama de mí misma, y yo sin personajes, tú perdiéndote en los posibles personajes y yo con mis palabras...
    fusa...no todo lo que escribo es real, no todo existe fuera de mí, sería un lío explicarte lo de ellas, ese "ella" casi siempre soy yo misma, y muy pocas veces es otra.
    En fin que no te dará para crear un personaje... porque es demasiado interior todo...
    A ver niña fusa..., algo más? aprovecha hoy que estoy charlatana..., si me da por callarme ni dios me hace hablar.
    besos

    gloria,
    y a quién no le asustan los caminos...cuando aún no vas por ellos. El miedo también hace vivir y buscar. A veces lo mejor es cerrar los ojos y empezar el camino si no te atreves a caminar con ellos abiertos..., de todos modos hagas lo que hagas la vida empuja y ni te das cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. http://frag-mentos.blogspot.com/2007/05/ella-yo.html ;-)
    Déjate llevar por ella
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ay, Olvido, tú también...
    me ha parecido que tu ella es más llevadera que la mía ¿o será tu yo?
    gracias, por la nota, tiene su gracia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hoy mi Alfaro, nuestra Alfaro, se queja con la filosofía poética de sus palabras y ante estas cuestiones metafísicas, tan palpables, por su fisiología intangible, una, como que no sabe como encaminarse en esta trama tan hermosa de queja.
    Mi Alfaro, no me hagas estas preguntas tan tremendas que ya sabes que curso primero de primaria y han desterrado de la pizarra las frases pensantes.
    ¡Qué belleza y no está ella!
    Inuits

    ResponderEliminar
  9. Es buena tu apreciación de que el infinito es un cafre, mientras más intentas llenar más insignificante es todo.

    Nos adentramos en el bosque pero ningún niño salió de la noche, cuánta sensibilidad ante eso tan valioso que perdemos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Inuit!
    qué me dices...
    si ya están comenzando a desaparecer los encerados, o las pizarras, de las aulas..., tendrás que reciclarte,jajaja...ni pizarras ni pensantes...
    Por lo menos yo estoy siempre.
    ah, hoy no me has dejado ni una aurora boreal.
    Besos, inuit.


    Ichiara,
    sí todos perdemos el mundo, mágico o no, de la infancia por el camino y sin embargo, a veces hay personas que aún parecen conservar algo...
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Es verdad, qué torpe,no estoy muy entonada yo. Ya pronto llegan las auroras, pero TÚ eres una aurora resplandeciente hasta en los días terribles.

    ResponderEliminar
  12. Inuit,
    gracias...me abruman los elogios, acabaré escondiéndome,
    digamos que hasta en los días más terribles llegan las auroras de inuit a la ciudad y se ilumina todo...¿no crees que esta es la versión más acertadad?
    buenas noches, inuit y un beso.

    ResponderEliminar
  13. Uf! vengo de leer el otro y este se me antoja pelín tétrico, suerte que el infinito del final salva la tragedia :-))

    ResponderEliminar
  14. Así que a ti no te asusta el infinito...
    un beso, malvada bruja del norte-

    ResponderEliminar