13.9.08

El corte más visible

Ella me da la espalda, cuento sus vértebras diminutas a escondidas, no quiero que me vea ni que me oiga contar su delgadez. El sonido del mar está ya muy lejos y las dos dejamos las sandalias olvidadas sobre la arena. Ya nunca vamos de la mano. Desde que llegó él, lo oigo latir en ella y no acierto a caminar descalza como voy. Cuando se calla, todos los ojos lloran. Ella me lo pide: Arráncamelo. Arráncamelo. Sólo espero que llegue la lluvia, para que borre el dolor y los rastros de la herida que dejaré en ella.Ya es tiempo, ahora que ella está tan en silencio y tan sin mí. Ella se acerca a él y se lo dice, ya es tiempo de que en mí desaparezcan las palabras. Ahora que llegan las lluvias.

10 comentarios:

  1. A menudo lo confuso, lo enigmático se esconde tras tus letras. No sé si es trabajado o espontáneo pero provoca un efecto turbio que permanece mientras lo digerimos.
    En este caso un triángulo formado por dos mujeres y un tercero masculino, que podría ser un hombre, un cuchillo, o simplemente el mal de la escritura. Me ha gustado mucho el título.
    Buen día

    ResponderEliminar
  2. Q texto tan bonito... me sugiere una madre y su hija, aún niña, a la q va a dejar con su padre, q ya no es la pareja de la madre. Me suena a ruptura pactada, a un dolor q se espera, a un corte visible, callado y sangriento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No puedo evitar lo que escribo ni lo que vivo, yo lo escribo desde mi "lugar"y vosotras lo leéis desde el vuestro y creo que caben todas las interpretaciones, que todas son buenas y acertadas, lo que cada lector entiende viene a ser continuaciones de la escritura inicial del que escribe.

    Huyo hace tiempo de las teorías, aunque reconozco su importancia.

    Muchos besos para las dos y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo inevitablemente, y equivocándome quizá, he pensado en aquella amiga víctima de un gen lelo.

    Me ha gustado muchísimo lo de contar su delgadez, conmigo también podrías hacerlo y me ha parecido muy tierno, muy maternal.

    Ojalá la lluvia borre el dolor, las heridas mal curadas, las palabras... todo lo que escueza.

    Un beso, Alfaro.

    ResponderEliminar
  5. Acabo de escribir cuatro letras y han vuelto a desaparecer,¡qué raro! Escribí un comentario desde reader y no consta.
    Me has hecho pensar en la columna y en la delgadez de mi pequeño,
    podíamos y aún podemos estudiar anatomía con él.
    La lluvia reblandece cualquier ánimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. fusa,
    como fabuladora que eres recoges cuentos vayas por donde vayas y me parece muy bien...
    besos.


    inuit,
    pues también a mí me ha pasado ayer y ahora mismo...
    no sé hacia dónde desaparecerán...
    besos.

    ResponderEliminar
  7. Hummm...A mí me ha recordado a aquello que había visto tu amiga, sobre un marido con una bollycao y que la no bollycao no tiene ni idea...
    Es el diálogo de la esposa a la mujer joven que ocupará su lugar. Me gusta, porque pese al dolor que se percibe, también está la serenidad de ese "lo que tenga que ser será..."

    ResponderEliminar
  8. malvada bruja del norte,

    y contigo, al final del día llega la sonrisa...,con la bollycao y la nobollycao, junto las palabras, así me gusta más,

    Sí que escribí eso con dolor, con mucho dolor, diría yo, ahora que ya no soy ella, para la próxima tengo que pensar en la serenidad, en un futuro de "lo que tenga que ser será", cuánto estoicismo...,

    besos.

    ResponderEliminar
  9. Me intriga el arráncamelo, como un ser no deseado.

    ResponderEliminar
  10. ichiara,
    las dos personas del texto corresponden a una sola, como si en ti hubiera dos debatiéndose, una quiere y otra no quiere. No se trata de un ser...,
    besos.

    ResponderEliminar