19.8.08

Los cuatro puntos

Vivo en una ciudad rodeada de mareas y hace tiempo que he olvidado los cuatro puntos. Quizá quede alguna de sus huellas por mis costillas armazón o por mi sexo sin memoria o quién sabe si por tu garganta fuente de tu voz y de mi voz.
Dame un grito. Grítame con la fuerza suficiente para que preste atención a algo distinto a la huida porque no hay más oquedad, ya he chocado con la última pared, soy el niño que llora en la profundidad de la cueva y cierro los ojos para verte.
¿Quién se disfraza de mí y reconstruye un mundo? Ni tú puedes alcanzarme aquí donde estoy. Tampoco ella me alcanzará, porque ella ama el sol, va y viene todos los días a buscarme pero no me ve. También ella ha olvidado los cuatro puntos.

Desde el corazón donde es seguro que no comienza el amor.

10 comentarios:

  1. Estas palabras, amiga, que hablan del corazon y de los "cuatro puntos" parecen la continuacion de la que yo acabo de poner... Es curioso.

    Las singularidades especiales del corazon...

    Los cuatro puntos cardinales, simbolo de las cuatro "visceras" mas importantes del hombre, que eran regidas por los cuatro hijos de Horus...

    Corazon, puntos, entrañas...

    Hablamos de lo mismo, claro que con una diferencia de 4.000 años.

    Un abrazo, amiga Alfaro

    ResponderEliminar
  2. Tal vez olvidar los cuatro puntos sea bueno.

    (ya no sé nada)

    Buscar mareados entonces dónde nace el amor.

    Un beso, A, querida.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco sé nada.

    Ayer o anteayer había luna llena.

    Plata en la playa de Los Genoveses

    en el Cabo de Gata.

    Donde tampoco se sabe bien

    donde está cada punto

    de los cuatro.

    Dijiste que la vida

    está hecha de claroscuros.

    Es cierto. También es cierto

    que la luna solitaria

    se refleja en la fuente fría.

    Aunque no haya luna en la fuente...


    Te mando un beso,
    desde el reflejo.

    Pepe.

    ResponderEliminar
  4. Antiqva,
    sí es distancia de años..., pero la verdad es que hay veces que parece que todo fue ayer mismo.
    un beso.


    lena,
    parece que hoy te encuentro con cierto extravío..., qué duda no solucionarás tú con tu imaginación desbordante.
    un beso.


    Codorníu,
    qué precioso,
    aunque no sepas nada... qué paisaje más precioso dejas en esta ciudad, recojo los reflejos..., están llenos de luz de la luna llena del cabo de Gata.
    Un beso.


    Antiqva, Lena, codorníu..., gracias a l@s tres por vuestros comentarios, sabiduría, belleza, luz...

    ResponderEliminar
  5. Bueno, a veces la estrella polar no señala el Norte, nuestra brújula interior se desimanta. Conocemos a alguien quien reprograma todo nuestro interior y nos llena de burbujitas, para que finalmente la veleta de los vientos, no señale los cuatro puentos...y el amor, comienza con el conocer, y el conocer con el ser honesto.

    ResponderEliminar
  6. Malvada bruja del Norte,
    espero que tú tengas esa brújula, que alguien te la haya programado como dices si eso es lo que tú quieres,y así los cuatro puntos bien señalados...
    el amor es una chispa... y luego un fuego...y luego...depende de tú y el otro tú y las circunstancias de los dos tús.
    Estoy segura que tú sí tienes esa brújula, lo llevas escrito en tu nombre, a que sí?
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Reconstruir un mundo, tarea utópica. A veces me viene que no sólo luchamos contra esos puntos que se nos escapan, nos olvidan, o simplemente se perdieron en una parte del camino; también contra nosotros que nos escapamos agazapados tras el sillón mamotreto donde nadie nos puede encontrar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. ichiara,
    cuánta razón tienes..., mientras escribías el comentario estaba escribiendo algo relacionado con esto...ya veremos si lo saco o lo desintegro en este mundo virtual donde escribo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué belleza.

    "Dame un grito. Grítame con la fuerza suficiente para que preste atención a algo distinto a la huida porque no hay más oquedad, ya he chocado con la última pared, soy el niño que llora en la profundidad de la cueva y cierro los ojos para verte."

    No sé cómo he podido estar tanto tiempo sin leerte, perdiéndome todo esto. Aunque ahora recogerlo todo así, tan emocionada, con un nudo cerca del pecho, que ya ni siquiera se me posan en el cuello, me gusta.

    ResponderEliminar
  10. fusa,
    y te estás leyendo todo lo atrasado de golpe, bueno no es mucho...
    me alegra que te guste
    un abrazo.

    ResponderEliminar