20.8.08

De artificio

Sufro a veces ataques de pánico, son invisibles, no hieren a los que me rodean, sólo duelen dentro de mí, me silencian, me vuelven hacia mi interior, y sólo puedo superarlos en mi mundo imaginario.
Si salgo no es para ver el sol ni para sentir cómo sus rayos lo queman todo. Demasiado tiempo amando las palabras, su significado. Quiero despojarlas de todos sus referentes extensos, volver al lenguaje más primitivo y despojarme con ellas y en ellas. Despójame de las metáforas, nos ha costado noches y dolor llegar a ellas y ha sido hermoso poseerlas pero no las quiero.
Siempre supe que la luz estaba en la desnudez, en lo más simple, aunque nos quedemos extasiados mirando los fuegos de artificio en la noche.

24 comentarios:

  1. Al faro se sube caminando (al menos al que tengo más cerca), a poder ser de noche, para que se vea que la luz de ahí arriba, aunque a veces no nos lo parezca porque nos seduce taaaaaaaaaaaaan bien y nos gusta, es auténtica y no necesita de nada más que de nosotros mismos para verse(la) brillar.
    Lo hemos clavado esta noche, ¿eh?
    Sehr gut Schatz.

    ResponderEliminar
  2. La luz en la desnudez...

    Es así.

    Ataques de pánico.

    (los odio)

    (También los tengo atados en corto aunque a veces, como perros bravos, tiran de la correa)

    Un beso inmenso, Alfaro.

    Me gusta comenzar mi día por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Cierto...
    Preciosa entrada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Y te despojas, cada día. Tus palabras cada vez son más netas, se desprenden del adorno y se muestran tal cual son: a veces hermosas, otras hirientes... Muchas veces las dos cosas a la vez. Me gusta leerte, Alfaro, porque siempre consigues, y cada vez más, transmitirme la belleza y el dolor que hay detrás de las palabras "belleza" y "dolor", la luz de la "luz", hondos sentimientos, que no son de artificio.

    Dulces besitos.

    ResponderEliminar
  5. leo del mar,
    por un momento me despistó ese niño de la foto y quise ver si había algún mensaje cifrado en esa especie de pancarta blanca, ya Pedro Páramo había llegado antes que yo y no había ningún paisaje en llamas...,
    muchas gracias por el comentario, en tu nombre, en el fondo, se ocultan, según dicen, los mas hermosos Schatz.
    Un beso.


    Lena,
    ...pero tú tienes mil orillas para ocultarte...
    ya nos leemos.
    Un beso.


    Madeja de palabras,
    gracias por el paso y la huella.
    Un beso.

    (*
    luna, gracias, esta tarde me voy a por un poco de aire al pueblo y de lejos veré el mar...lo que más me gusta del pueblo ahora es ver cómo corren los caballos.
    besos.

    ResponderEliminar
  6. Alfaro, pues que troten mucho esos caballos. Preciosa imagen, hermoso paisaje. Ya me lo estoy imaginando.

    ResponderEliminar
  7. De artificio, Alfaro, es otra metáfora más... no lo puedes evitar.

    Alma de poeta

    ResponderEliminar
  8. Los ataques de panico, amiga, invisibles son terribles... Lo mejor es chillar, gritar o incluso romper algo estrepitosamente.

    Esos ataques los producen los espiritus que viven dentro de nosotros y como uno no chille, grite o llora alocadamente no habra forma de asustarlos para que se vayan.

    Las lagrimas "con estruendo" suelen ponerles en fuga al cabo de unos minutos.

    Un abrazo, amiga, y ya sabes... chilla, incluso maldice un poco (pero a gritos) si hace falta...

    No te lo cayes...

    ResponderEliminar
  9. Agosto tiene su ración de desnudez cada mañana, a pesar del frío. Y sin palabras avanzo hacia el sur.

    Una decisión, un año. Como si de un sufragio universal cualquiera se tratase. ¿Se pueden calcular las consecuencias?

    ResponderEliminar
  10. jimarino,
    ¿y de qué será la vida metáfora entonces?
    Gracias por el comentario,
    te diré un secreto: creo que no tengo alma.
    Un abrazo


    Antiqva,
    pues esto de gritar...tampoco.
    y lo de los espíritus..., vete tú a saber..., a ver si una de estas tardes se quedan con los caballos o con las vacas por el pueblo.
    un abrazo


    dadaontheroad,
    nunca se puede calcular nada, la vida se te aproxima y nada más, algunos creen que sus cálculos son buenos pero es sólo que la vida los trata con benevolencia...
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. En una de las esquinas del castillo de Osma, en Soria, los hombres de al-Hakem II colocaron varias piedras con inscripciones magicas destinadas a ahuyentas a los malos espiritus.

    Pero, por si acaso la fuerza de las inscripciones fallaba y los espiritus venian, ya dentro del castillo, en esa misma zona, al otro lado de donde estan las inscripciones, construyeron las cuadras militares, con la idea de que si los espiritus entraban por alli fueran pisoteados por los caballos...

    Esto es cierto, amiga, y me lo has recordado leyendo lo que `pusistes antes.

    Un abrazo, amiga

    (por cierto, ten la certeza de que tienes un alma bellisima. Lo se porque la puedo ver)

    ResponderEliminar
  12. Señor, que no es el castillo de Osma, sino el de Gormaz (no confundir tampoco con San Esteban de Gormaz)

    Bueno, aprovecho y te mando otro abrazo

    ResponderEliminar
  13. Alfaro, yo también te descubrí entre los retales de la brujaroja y desde entonces, como a escondidas, leo todas tus entradas. Si escribes sobre ataques de pánico invisibles y solitarios escribes sobre cosas que yo también siento. Aunque no es la única vez que podría haber comentado tu texto, me cuesta dar el primer paso. Ahora ya está dado.

    ResponderEliminar
  14. La vida en sí no tiene metáfora alguna, es simplemente vida, y luego muerte, y poco más. Sin embargo los hombres necesitan constantemente metáforas -por cierto, la mayoría de las que he conocido son horribles, y ni siquiera tiene palabras, no como las tuyas, que son hermosas, intensas, "tuyas" que no es poco-. Este es un mundo abarrotado de seres humanos con metáforas para justificarse, metáforas para seguir, metáforas para aprender, para mentirse, para morir, metáforas ajenas(las más numerosas por desgracia), metáforas hasta de mierda incluso, en fin...
    decir que quieres una vida sin metáforas, basada en las cosas simples, es un síntoma de inteligencia, pero no deja de ser otra metáfora...

    por cierto ¿estás segura de que no tienes alma?...

    ResponderEliminar
  15. Antiqva,
    qué coincidencia, debe ser esa memoria universal de la que algunos hablan..., no sabía que tal cosa viviera en mí,
    el próximo día que vaya al pueblo, decididamente me acercaré al prado por donde corretean los caballos y dejaré tranquilas a las vacas.
    Un abrazo.


    memoria,
    bienvenida a esta ciudad, enciendo luces, no vengas más a escondidas.
    Agradezco tu comentario, esta ciudad a partir de ahora ya tiene memoria porque has dejado aquí tu huella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. jimarino,
    vaya, estaba respondiendo los comentarios de Antiqva y de memoria, mientras tú escribías este...

    A veces es difícil vivir sin justificación, sin la mentira, vivir siempre con los ojos abiertos a la vida (vida y muerte...

    Yo no estoy segura de nada, pero sólo veo cuerpos.

    Me gusta tu última entrada, tengo que releerla más aún...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Volver a lo primigenio, sin lo conocido que causa tanto dolor, con la mirada libre de metáforas (ay), sin más guiño que la propia vida.

    Y volveríamos a construir que?

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. ichiara,
    no sé ..., yo no construiría nada,sólo viviría...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Yo también creo que menos es más...

    ResponderEliminar
  20. Bruja del Norte
    ... anveces sí..., y tarda una en darse cuenta.

    ResponderEliminar
  21. Querida Alfaro:
    Nombrar la cosa. Sí, sólo nombramos palabras. El lenguaje en sí mismo es metafórico. Y tú eres el/la auténtico/a poeta que busca en la oscuridad esa manzana que brilla ("La manzana en la oscuridad", título de una de las novelas de C. Lispector. Un hombre realiza la travesía del desierto donde pierde el uso del lenguaje. La luz cegadora para nacer de nuevo. Pero cuando lo recobra, se da cuenta que inevitablemente ese lenguaje está hecho de los miles de discursos ajenos que lo habitan).
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  22. En las dos semanas que he estado en el pueblo, he tenido un ataque de pánico. Tan grande, que ha durado todos los días y todas las noches que he estado allí. No sé muy bien por qué. Viviendo en Barcelona y moviéndome de noche sola, ese pueblo debería hacerme respirar paz y tranquilidad. Y, sin embargo, estaba todo el día asustada, no sé qué tenían sus calles.

    "Siempre supe que la luz estaba en la desnudez, en lo más simple, aunque nos quedemos extasiados mirando los fuegos de artificio en la noche."

    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  23. Bel,
    me encanta tu comentario, es cierto lo que dices..., sin embargo, hace tiempo que yo por el metalenguaje o por la filosofía del lenguaje...ni de puntillas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. fusa!
    Ya he pasado por tu show..., te echaba de menos,
    los ataques de cualquier cosa son terribles..., y depende de la intensidad...
    Un abrazo

    ResponderEliminar