16.8.08

Buscando la voz

Ella me lo dice, es tiempo de mentiras, devuélveme las vendas y las uñas rotas. Sólo tengo tiritas de piel inservibles. De quién será este cuerpo y de quién será esta vida. Cállate, ella, cállate. Ella no se calla, escribe para mí en mí, escribe para ti en ella. Borra el tiempo de recogimiento y de distancias líquidas, me dice. Ella tiene trocitos de ojos que sólo ven en ti. Temo no estar, no ser voz de tiempo. No miraré atrás, no intentaré recoger pedazos de granos de arena. La noche es larga, no tiene pausas. Rodeada de chips, sin esperanza alguna de perderme.
Días ácidos.

19 comentarios:

  1. Los días ácidos solo lo son por comparación.
    O eso al menos es lo que me repito muchas veces.
    Ay, este agosto...

    ResponderEliminar
  2. brujaroja,
    ahora mismo estoy viendo un cielo gris y también veo como cae una lluvia muy fina y lenta y hará que este día sea mejor, ya lo verás.
    Había escrito días ácidos sin lluvia ácida, pero quité la lluvia. Y ahora la lluvia está aquí, para nosotras y para todos los que amen la lluvia y el gris, que en este caso es sinónimo de no-sol y no-calor.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Ansío vuestra lluvia y vuestro cielo gris. Aquí arde, y sólo nos perdemos en la inconsciente y soporífera temperatura.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ichiara,
    arde la vida...me gustaría decirte, con la imaginación que tienes... siempre te queda refugiarte en un texto en que el frío llene tus palabras.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. sintagma in blue,
    ... si el atrás no nos mirara...

    ResponderEliminar
  6. ¿Te acuerdas de Sisa?
    Tenía una canción que decía: "...cualquier noche puede salir el sol"

    Es básico instalarse en esa actitud, como si uno/a hubiese echado cada día la primitiva existencial y la sorpresa siempre estuviese a punto de saltar.

    ¿Por qué no? ¿Eh? ¿Di?

    Pues eso, que un beso...
    Pepe.

    ResponderEliminar
  7. codorníu,
    hay momentos de sol y momentos de oscuridad, así que navegamos en un claroscuro que no está tan mal...
    gracias por dejar tu sol aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Es tiempo de mentiras y de descubrir verdades. Los días ácidos son la certeza de verdades y días dulces, pues sólo aprendemos a través de la experiencia...

    ResponderEliminar
  9. Malvada Bruja del Norte,
    ...y a veces ni con esas de través,
    gracias por tu mirada bruja...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Aquí, en cambio, día plomizo. Sin lluvia ni acidez. También hay días así, opacos. Gracias por relatarnos tu día ácido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. bel,
    día plomizo..., ojalá sólo tenga en común con el plomo el colorido y no la pesadez.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Días ácidos, sí...

    Pero pasan.

    Siempre pasan...

    Ay que rico leerte, Alfaro querida...

    De vuelta, en casa.

    Muchos besitos.

    (tiritas de piel...ay, ay...)

    ResponderEliminar
  13. Esa fina lluvia ha llegado, los días ácidos se evaporan. Las gotas caen sobre tus palabras, repiquetean, y las refrescan. Se puede respirar, y alargas tu mano hacia el cielo para ver que se esconde más allá de las nubes grises.

    Dulces besitos, por aquí tostados de tanto sol.

    ResponderEliminar
  14. lena,
    ya estás de vuelta..., y me dirás qué corto ha sido.Te echaba de menos.
    Bienvenida al retirado mundo de los no vacantes.
    besos.


    (*
    y me pregunto yo qué se esconderá más allá de los días y de los cielos metafóricos..., tú como eres luna algo sabrás ...
    besos.

    ResponderEliminar
  15. Tranquila, amiga, que ninguna noche dura mas de 10 0 12 horas, a lo sumo.

    Ah, por cierto, que bello eclipse de luna el sabado pasado, por la noche, claro.

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  16. Antiqva,
    tienes razón las noches no duran tanto, y hasta los eclipses son hermosos..., pero a una le da por andar trasteando por otros eclipses y se eclipsa...
    un beso.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta esta dualidad. Es tercera persona que es más primera que la propia primera. Qué bueno perderse en este laberinto de voces, Alfaro.

    ResponderEliminar
  18. fusa,
    ...con los laberintos de voces hay que tener cuidado...
    de verdad, fusa.
    un beso.

    ResponderEliminar