15.4.08

Charcos

Olvido los días negros, los días grises, los días de dolor, los días de ausencias, la soledad en los cortes, las presencias silenciosas, los niños que gritan, las madres histéricas porque sus niños gritan, las colas delante de una cajera cansada y desganada. Las batas blancas que te dicen: lo siento mucho. El agua de los charcos para llegar a la playa. Todo cuanto se queda a medio camino. La nada que hay para alcanzarte, la misma para que tú me alcances. El silencio que lo abarca todo y traza un nuevo mapa en la geografía.
Nunca te olvido.

9 comentarios:

  1. Que "mala leche" tiene esa Nada que separa a las dos partes y que tantas veces es imposible de franquear, siendo eso, una Nada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho lo de "el silencio que lo abarca todo y traza un nuevo mapa de la geografía".
    Escribe usted de maravilla, de verdad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La nada es mucha nada, Antiqva.
    Un abrazo



    Brujaroja, gracias por tus palabras, me alegra que te guste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Escribe usted de maravilla, claro que sí.



    Luis Miguel

    ResponderEliminar
  5. Lo bueno de usted, LM, es que siempre me lee con buenos ojos, y se agradece.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Olvida todo eso que dices, pero por favor no olvides ese agua de los charcos que nos llega a la playa. Es nuestra única esperanza. La nada es todo.

    ResponderEliminar
  7. Nuria, te copio unos versos de Miquel Martí i Pol:

    "...y en silencio absoluto esperaremos a quienes
    han de venir de lejos para calentarnos
    las manos y el corazón con sus palabras.

    En ellos y con ellos continúa la vida."

    ( de Primer Libro de Bloomsbury)

    ¿Y qué otra cosa puede ser la nada más que ese silencio absoluto?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. En la nada ves el vacío absoluto,dónde ni el polvo se posa porque no tiene superfície para hacerlo,pero me quedo con el "" nunca te olvido"" porque está lleno de toda su esencia.
    Auroras

    ResponderEliminar
  9. Sí, inuit, ese nunca olvidar es muy importante en todo cuanto escribo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar