16.3.08

Dentro

No te vuelvas, no te vuelvas pero si lo haces no sonrías, arpía de la noche sin fin, las noches más largas con el derrame de tu melena sobre mi frente y los nudillos encharcados, agujas invisibles pinchan mi interior y siguen el rastro del dolor que van dejando. Nadie habló de este dolor.
Marzo, casi en silencio, cruza fuerte los días como si fueran brazos, los muslos abiertos, imágenes de luz y sombra van desfilando. No preguntes, ninguna pregunta será adecuada. Todo es grima.
Y afuera estás tú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario