29.2.08

Apátrida

Si se acerca al mar, ni remansos ni remolinos logran orillarla lo suficiente. Sin puentes no mirará hacia atrás pero tampoco pasará de largo, se sabe parte de la fina urdimbre que la rodea.
No llegará a los labios del amante para lacerar sus cuerpos ni para cumplir ningún rito de sensación de ausencia. Le entregó las palabras, las vio en él y ahora ella las recoge mezcladas con las suyas. Los destinos siempre son imaginarios y si tiemblo es sólo por ti, le dice, no apartes tu rostro de mis ojos.
Comienzo a parecerme a una prisionera, sin patria, sin religión, no apartes tu rostro de mis ojos, le repite. Quiero que sepas que si lloro será por ti y por mí.

4 comentarios:

  1. ¿A donde iran cuando mueran los hombres sin patria, sin religion, sin nada...?

    ¿A donde iran?

    Alguna vez conoci a alguien que se hacia esa pregunta

    ResponderEliminar
  2. Antiqva, casi nunca pienso en la muerte física. Ese alguien se habrá quedado sin respuesta.. o no?

    ResponderEliminar
  3. Cada vez lo tengo más claro: nuestra patria está donde está nuestro corazón...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la visita y por el comentario, los pasos que no doy.
    Que no nos falte "el corazón".

    ResponderEliminar