28.1.08

Dos puntos

Para Xen.
Un hombre nunca es más desequilibrado que otro hombre. Ningún hombre es más nada que ningún otro hombre, ni es menos, ni es igual, ni es mejor ni peor. Fuera balanzas de equilibrio.
Ni luces de jolivud ni mujeres superestar hubo en la noche. Te oí llamar, te vi entrar o no te vi llamar ni te oí entrar o fue todo junto, o el todo o el nada. O sólo lo pensaba. Son los dos puntos. Tú estabas y yo estaba, y él también estaba y en algún lugar ella también estaba. O sólo lo sentía. Ciegos y sordos de un extremo a otro del mundo, de tu mundo a nuestro mundo. De un punto a otro de nuestros mundos no había ni una sola línea física que nos uniese. La línea física del tiempo, ah, esta existe siempre. Y el resto, un largo y profundo silencio.
Palabras y música para el teclao desgarrao, plis.

3 comentarios:

  1. no existen las líneas rectas, al menos yo no las conozco... pero creo que entre punto y punto existe un vacío, que genera energía, ya sean palabras que se desgarran en un teclado o silencios, donde todo interrelaciona con todo...
    por eso no me gustan dos puntos de los tres que tanto tecleo: el primero y el último... mi terreno siempre está entre dos vacíos que oscilan entre algo que no comenzó y ese algo que siempre acaba...
    blues y niebla... gracias...

    ...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, y muchas, por tu niebla y el blues.

    ResponderEliminar