21.10.07

Asesor de suicidas

Yo ya no juego con la muerte. La verdad. El último tropiezo fue en tierra asfaltada y las sirenas primero y las pruebas de hospital después me lo dijeron, con el hielo no juegues, la muerte es fría, es helada, la muerte corta, la muerte es oscura, los hospitales son asquerosos.

No llegué a verlo, tirado sobre el asfalto gris, era el anochecer y no oí las sirenas de la ambulancia, la sangre corría por su cabeza y no podía levantarse, justo aquí al lado de nuestra casa. Sin embargo, yo ya lo había visto antes, una noche en que creí estar soñando pero no dormía. Entonces lo había visto tal y como luego me lo contaron y me asusté mucho. Esto ya me había sucedido. ¿Qué enfermedad puede bordear el futuro real de esa manera? La primera vez fue el suicida que se lanzó por la ventana y por segunda vez vi la imagen de sangre en el asfalto desde el coche gris, un poco más y se nos cae sobre el capó.

En la madrugada del domingo, viene un señor de un pueblo cercano y decide colgarse de un árbol, que hay, que había detrás de esta plazoleta, y el hijo de un amigo fue lo primero que descubrió al levantarse aquella mañana y mirar por la ventana.
A la semana siguiente, de un edificio vecino se lanzó otro chico desde la azotea, se cayó sobre un coche aparcado y el estruendo hizo que algún habitante de esta casa corriera las cortinas y observara.

Tres suicidios en un mes y en una misma calle es demasiado, hasta pensé en cambiarme de barrio.
Necesitamos urgentemente asesores para los suicidas, por el daño que pueden hacer a otras personas.




2 comentarios:

  1. es una gran idea, Alfaro... un saludo desde la niebla

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la visita, Xen, y por el comentario.

    ResponderEliminar