26.9.07

El primer gótico

Lo mejor del final del verano es que ya todos nuestros amigos están de vuelta de sus vacaciones y nos sentimos un poco más arropados.
Una amiga ha comprado el torreón de su pueblo, quiere rehabilitarlo y todas las tardes acude al archivo de la ciudad para documentarse, según dice. Entre tanto documento ha descubierto los documentos de la casa señorial del pueblo. Esta casa la habían comprado unos señores procedentes de otra ciudad y en ella habían encontrado un ataúd que dio lugar a muchas habladurías, qué raros aquellos señores de la casa señorial, sobre todo el hijo, pues, anda que la hija...Con estos documentos se desvanece todo el misterio, resulta que en ese ataúd dormía el hijo, el que era tan raro, así que tenemos al primer gótico documentado en 1930...1940, y no era un simple estilismo, era su modo de descanso, de dormir, de pasar la noche y quizá la siesta, dormía en ese ataúd que se quedó en la casa con otros muebles viejos y que nadie quiso llevarse.
Qué historia más maravillosa para cerrar este verano, que para nosotros ha sido algo cruel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario